Los grandes no ponen excusas

Los grandes no ponen excusas

Bojan Krkic
koemanmessi
| sport

El fútbol es un deporte de equipo donde el entrenador debe gestionar todo lo que tenga que ver con el grupo y poner muchas de las reglas. Es el encargado de tomar las riendas, de colocar los límites… No digo que sea tarea fácil, pero es el precio que, irremediablemente, hay que pagar por ocupar dicho cargo. Una contraprestación de la que no se puede escapar si no quieres que el vestuario se te escape a ti. 

A ese reto deben enfrentarse todos los técnicos, pero es cierto que en clubes tan grandes como el Barça saber ser un buen director de orquesta requiere de muchas más habilidades que en otros equipos. Formar parte del FC Barcelona supone mucho esfuerzo, pero también es todo un privilegio. Quique Setién lo consiguió y, pese a todo, ya es historia del club. Eso nadie se lo va a poder arrebatar, independientemente de que el papel del Barça con él al frente fuera claramente mejorable.

Seguramente no todo fue por cuestiones que tengan que ver exclusivamente con su figura pero, cuando una situación no va todo lo bien que uno espera, lo que no se debe hacer es buscar excusas en un tercero y mucho menos públicamente. Por eso no me parecen nada afortunadas sus últimas declaraciones. Recurrir a pretextos y, más aún, enfocarlos hacia el máximo exponente del club creo que es dispararse en el pie si a lo que aspira es a volver a dirigir un club de cierta talla, donde siempre hay pesos pesados. 

Porque, ¿cuál fue el verdadero problema de Setién? ¿Que Leo es difícil o que él y su staff no fueron capaces de gestionar el nivel de exigencia que representan este tipo de jugadores? Ahí creo que está la clave de la cuestión. Setién se equivoca buscando excusas fuera y no mirando dentro, pero lo que realmente me preocupa es que este hecho es un mal que se estaba instaurando demasiado frecuentemente en el Barça.

Por eso me gusta tanto la actitud que está tomando Ronald Koeman. Más allá de todo lo que está pasando, está demostrando ser un entrenador con carisma y personalidad. Está tomando decisiones pensando en el club (luego puede equivocarse o no), pero al menos está dejando patente que no busca coartadas por mucho que la situación sea compleja. Podría agarrarse a muchas justificaciones, pero lo que ha hecho ha sido tomar elecciones importantes sin temblarle la mano. Se transmite que algo se está instaurando y eso ya es mucho. Él sí tenía una patata caliente con Leo y, de momento, está tratando de gestionarlo de la mejor manera posible.

La situación de ahora ya no es la exculpación y es algo que me invita a pensar que se está evolucionando para bien. Eso me motiva. El tiempo dirá.