Jordi Alba, en una acción del FC Barcelona - Bayern Múnich de este martes en el Camp Nou

Llegó el momento de la verdad

OPINIÓN

Gerard López

Tras semanas de hipótesis, números y cálculos, llega la hora de la verdad en la competición más importante. Por primera vez el Barça desde hace mucho tiempo se presenta con la posibilidad real de ser eliminado a las primeras de cambio, pero con la certeza de que depende de si mí mismo para que eso no ocurra. Aunque las sensaciones no son las mejores y el rival no invita al optimismo, hay que ir con la mentalidad de ganar y no jugar con la incertidumbre.

Pero la hazaña que necesita el Barça es mayúscula y hablamos de uno de los equipos más potentes de Europa que, aunque no se juegue nada, seguro que va a querer competir porque los alemanes no saben jugar a otra cosa que no sea ganar. El Bayern va a llevar el partido al límite, desde el punto de vista físico, porque así juega los partidos.

No veo un equipo alemán jugando a otra cosa. De entrada, hay que partir de la base de que el Bayern empezará con un 4-2-3-1 y sospecho que Xavi tiene en mente un 3-4-3 para contrarrestar el plan de Nagelsmann. Pero creo que, más que el dibujo, es el momento de afrontar el partido con los once jugadores que compitan mejor. 

Juntar a los futbolistas que estén más en forma y crear el mejor contexto para ver su mejor versión. Partiendo de esta base, lo que más te puede proteger en defensa, y dar más opciones para atacar, puede ser jugar con tres centrales.

Jugar con cuatro defensas, en la altura que lo hacen los laterales del Barça, no necesariamente significa ser un equipo más defensivo que con tres defensas, cuando además son tres centrales. El hecho de no tener un extremo izquierdo clásico, y usar un perfil más interior como Coutinho o Gabi, obliga a un lateral como Alba a tener que jugar muy alto y con muchos metros a su espalda. Mi apuesta sería jugar con tres centrales: Eric, Araujo y Piqué

Acercar a Dembélé al área

Más allá del aspecto defensivo, creo que será clave acercar al equipo al gol. Y, ahora mismo, Dembélé es uno de los futbolistas que más rápido lo consiguen. Por eso, yo apostaría por acercar a Dembélé a Memphis, con Alba y Dest en las bandas, en un 3-4-3. Nico o Gabi sería uno de los jugadores sacrificados. Busquets y De Jong serían fijos en este equipo, que saldría a ser protagonista en Múnich.

No le queda otra a un Barça que tiene que ser valiente para poder hacerle daño al Bayern. En las últimas temporadas, cuando ha querido ser conservador, ha salido mal parado. Ya se vio en el encuentro del Camp Nou, el Barça no está acostumbrado a defenderse sin balón. Con Xavi el plan parece innegociable: el Barça no quiere pasar de puntillas por el Allianz Arena. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil