Sport.es Menú
Messi marcó los dos goles azulgranas de la primera mitad

Lionel Messi ya tiene puesta la corona del quinto Rey

OPINIÓN

César L. Menotti

Lionel Messi es único. Y lo demuestra cada temporada. El calendario no parece sumar años para él. Y la muestra está en que esta temporada una vez más concluye como Pichichi por sexta vez. 

Siempre consideré que en toda la historia del fútbol hubo tan solo cuatro Reyes que reinaron Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. No encontrábamos el quinto, a pesar de las apariciones de Garrincha, Van Basten, de Romario o de Ronaldinho. Yo siempre ubicaría entre los grandes a Iniesta quien mereció un Balón de Oro. Pero solo Messi pudo con su talento y su magia imponerse como el quinto Rey. 

Lio es el único jugador que siendo Rey aún no conozco personalmente. Con los otros cuatro tuve el placer de compartir más de una charla de fútbol e incluso jugar con ellos. Ni que hablar con Diego. Y me produce una gran emoción tener la chance de poder conocer a Messi cuando se sume a la Selección Argentina para la Copa América. Suelo decirle a mis amigos un poco en broma bastante en serio que quizás hasta me animo a jugar con él.  

Ser el número uno durante tantos años sin sufrir el desgaste de lo que significa reinar en el competitivo mundo del fútbol solo es para elegidos. Ni siquiera pongo en el mismo escalón a Cristiano, aunque sea un enorme jugador. 

Lio tiene una capacidad que nadie tiene hoy: ser brillante y en cuestión de minutos incluso segundos cambiar completamente un partido, es lo más difícil. Podemos decir que está en el club ideal, que ha coincidido con grandísimos jugadores, y con un entrenador como Pep Guardiola que reivindicó y selló con fuego un estilo de juego que es la fuerza de la identidad del fútbol del Barcelona hoy.  Pero el crack argentino redobla cada año la apuesta con un compromiso con el juego, con el equipo, con la afición y con el club que emociona. 

Desde los 12 años hasta la actualidad no ha hecho más que crecer, que mejorarse a sí mismo y al Barcelona y se ha sostenido en la cima a fuerza de creatividad y talento. Ganar, golear y gustar como Messi es muy difícil. Como lo es también poner el fútbol al servicio de la belleza para ser mejor equipo. Porque la gran diferencia con muchos grandes jugadores es esa: poner toda su magia al servicio del equipo no del lucimiento personal. 

Como le sucede a los grandes  artistas Messi juega bello con convicciones. Lo ha ayudado la genética, pero él se ha hecho a sí mismo y se seguirá reinventando. Leo es un abanderado de la idea de juego del Barcelona. 

Cuando estos cracks ganan para mí el fútbol está de fiesta. Yo celebro hoy que el Barcelona haya sido campeón de Liga, y celebraré si consigue la Copa del Rey como los títulos de Guardiola, porque Messi y Pep son únicos, y su legado los trascenderán. 

Se acerca la Copa América y la Selección Argentina tanto como Lionel Messi redoblarán su apuesta por la ilusión de lograr un título. Pero ya no debe demostrar nada más. La Corona ya la tiene puesta. Hace cosas que solo él puede hacer. 

Messi es belleza infinita. Una pelota que pasa por sus pies, es como cuando la pelota pasaba por las manos de Michael Jordan. Hay que disfrutarlo cada día porque es el único futbolista que hace posible lo imposible. Que cada año se supera. Por eso no tiene precio de mercado ni existe un club en el mundo que pueda comprarlo. 

Bienaventurados los que lo disfrutamos al verlo jugar. No admite ninguna discusión y todos los homenajes relacionados con el fútbol me parece bien hacérselos hoy, aunque no los necesite. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil