Las razones que llevan a Valdés a querer marcharse

OPINIÓN

¿QUé SE ESCONDE? La situación de Víctor Valdés en el Barça es difícil de entender y complicada de explicar. Es un caso sin precedentes en el club. Nunca había sucedido que un portero titular indiscutible, ganador de cinco Trofeos Ricardo Zamora, internacional con La Roja, en la plenitud de su brillante carrera deportiva, decida no aceptar la oferta de renovación y anuncie su marcha para el próximo 30 de junio. ¿Qué se esconde detrás de esta postura tan sorprendente? ¿Qué motivos le llevan a querer cambiar de aires? La primera cuestión tiene un trasfondo deportivo. Valdés considera que su trayectoria en el Camp Nou merece otro trato del que ha tenido, o si lo prefieren, está dolido porque no se ha valorado en su justa medida su rendimiento, sobre todo en comparación con otros jugadores de su misma quinta. Está dolido con el presidente, con Zubizarreta, con la prensa y si me apuran con la afición. Tiene el orgullo herido. Se considera una parte importante de los éxitos del equipo y económicamente se siente discriminado. No le falta razón. Entiende que no puede estar a la altura de Messi, que merece comer aparte, pero le gustaría estar en el nivel 2 de contratos, cobrar como Xavi, Iniesta, Puyol o Neymar. Sin embargo, está en el nivel 3, con Piqué, Alves, Busquets, Mascherano y Cesc. Nunca le han hecho una mejora de contrato por rendimiento como a otros y siempre ha sido el último al que han ofrecido la renovación. A los 31 años es consciente de que le queda por delante su último gran contrato y sabe perfectamente que si llega con la baja en el bolsillo a un nuevo club esto se paga aparte.

UN GRAN PROFESIONAL. El gran elogio que se merece Valdés ahora mismo es su profesionalidad y seriedad. Puede tener un carácter difícil, como la mayoría de los porteros, pero su rendimiento, entrega y motivación están fuera de toda duda. Ha comenzado la temporada en un estado de forma excepcional, salvando muchos puntos con sus soberbias actuaciones hasta el punto de que tiene todos los números para ser titular el viernes con La Roja ante la sorprendente suplencia de Casillas en el equipo blanco. Hace ya seis meses que Víctor anunció su deseo de marcharse, posteriormente recapacitó y decidió cumplir su contrato. Nos consta que desde el club le han lanzado varios cables para ver si hay alguna posibilidad de que dé marcha atrás. La situación a día de hoy parece inamovible aunque en el mundo del fútbol nunca se puede dar nada por seguro. Por partidos jugados, por promedio de goles encajados y por títulos conquistados, no hay ninguna duda que estamos delante del mejor portero de la historia del Barça. Hay tiempo para intentar reconducir la situación.
 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil