Laporta, al ataque en estado puro

Laporta, al ataque en estado puro

German Bona
Laporta jugó en cas en SAgaró
Laporta jugó en cas en SAgaró | sport

Joan Laporta, como todos, tendrá sus seguidores y detractores, pero nadie le puede negar el don de la palabra. Se encuentra cómodo ante los medios, maneja los ‘tempos’ y sabe qué mensaje lanzar en cada momento. Lástima que no siempre pueda prodigarse como el sábado en S’Agaró, porque el espectáculo es digno de ver y escuchar. Jugó en casa, sin cortapisas y repartió titulares sin parar.

A muchos les sorprendió que no abriera la puerta de salida a De Jong ante la única oferta con cara y ojos que existe hoy en día por un futbolista del Barça. Al contrario. Laporta pasó al ataque. Ya está bien que todos quieran aprovecharse de las debilidades, aguantar a rivales como el Bayern con aires de superioridad. También el club azulgrana puede tensar la cuerda con sus activos. Hay que leer entre líneas las palabras sobre Frenkie y por Old Trafford ya pueden preparar más millones. O el neerlandés aceptar la rebaja de un salario disparado por obra y gracia de un contrato creciente.

La apuesta por Rafa Márquez

Fue uno de sus primeros fichajes cuando asumió la presidencia del club en 2003 y por fin Joan Laporta lo ha conseguido traer de vuelta. Rafa Márquez llega al Barça Atlètic sin apenas experiencia en los banquillos y es un melón por abrir, como también lo fueron en su día Pep Guardiola y Luis Enrique. Cualquier comparación es odiosa, pero se tiene que ver con la perspectiva del tiempo, retroceder a sus inicios, cuando los escépticos afilaban la guadaña. Los tendrá el mexicano, todavía más presionado porque de la cantera depende más que nunca la supervivencia del club. Una apuesta del todo coherente con la manera de ser del presidente. Quien no arriesga, no gana.

LA CLAVE: el mensaje sobre Frenkie se lee entre líneas; el Barça también sabe tensar la cuerda

Temas