Kessié-Christensen: Fichar bien a coste cero

Kessié-Christensen: Fichar bien a coste cero

Lluís Mascaró
Christensen-Kessié
| sport

Kessié y Christensen son los primeros fichajes del Barça 2022-23. Buenas incorporaciones a coste cero que llegan para subir el nivel de la clase media. Ni el centrocampista ni el central están llamados a ser, de entrada, titulares indiscutibles. Pero son excelentes alternativas para Xavi, que necesita aumentar la competitividad en la plantilla. El hecho de llegar libres no debe servir, ni mucho menos, para menospreciar su talento. Son dos futbolistas con un valor de mercado elevado: 45 millones Kessié y 35 millones Christensen. El Barça ha sabido aprovechar la oportunidad para hacerse con los servicios de dos jugadores de calidad que acababan contrato el 30 de junio. Una buena operación del club blaugrana. No siempre es necesario pagar mucho dinero para hacer buenos fichajes. Y la historia del Barça está repleta de ejemplos.

Además, esto permitirá invertir en otros futbolistas imprescindibles para el proyecto como Lewandowski, Bernardo Silva o Raphinha. La capacidad financiera es justa y, aunque se active la palanca de los 400 millones de euros por el otro 15 por ciento de los derechos de televisión, buena parte de estos ingresos (más de la mitad) debe ir a reducir deuda. Por lo tanto, hay que priorizar y gestionar los recursos con inteligencia. Laporta está dispuesto a satisfacer casi todas las exigencias de Xavi. Aunque, claro está, sin derrochar ni un céntimo. Kessié y Christensen son la prueba palpable de la política de austeridad impuesta. Pero hay más. No se pagará el gusto y las ganas por cualquier futbolista. Solo el precio justo. De ahí que las negociaciones con los clubs vendedores puedan alargarse más de lo esperado.

Es lo que pasa, por ejemplo, con Lewandowski. Si el Barça se dejara llevar por las urgencias, correría el peligro de derrochar. Como se ha hecho en el pasado más reciente. El polaco podría estar ya vistiendo la camiseta blaugrana, pero Laporta ha fijado un precio máximo de 40 millones de euros (más variables) y difícilmente se va a mover de estos parámetros. Lo mismo sucede con Azpilicueta y Marcos Alonso (un máximo de 10/12 millones cada uno) o Raphinha (55 millones es el tope). Será difícil mantener estos parámetros con Bernardo Silva (el presidente no quiere pasar de 50 millones) y, por ese motivo, parece descartada la incorporación de Koundé (el Sevilla no baja de los 60 millones). Prudencia. Mucha prudencia. El Barça necesita fichar mucho y bien. Pero, insisto, no a cualquier precio.