Messi marcó el camino del Barça a Lisboa

La hora de la verdad, la hora de Messi

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

Ha llegado la hora de la verdad. Es decir, ha llegado la hora de Messi. La magia del crack argentino es el único argumento objetivo al que el Barça puede agarrarse en su duelo de cuartos de final de la Champions ante el Bayern. Los alemanes son mejores. Física y futbolísticamente. Juegan muy bien. Son una máquina. Una apisonadora. Están en forma. Y son, sin duda, favoritos. Pero a partido único, en terreno neutral y en un campo sin público puede pasar de todo... si Messi tiene su noche.

El Barça ha llegado hasta la ‘final a ocho’ de Lisboa con muchas dudas. A las que ya existían antes de la pandemia se le unieron las provocadas después por dejar escapar la Liga ante un Madrid tan mediocre que ni siquiera está en estos cuartos de final de la Copa de Europa. Quique Setién lo ha probado todo y no le ha salido nada. Y ha acabado renunciando a sus principios para entregarse, como hacía Valverde, a las ‘vacas sagradas’. Los chavales (Riqui Puig y Ansu Fati) han desaparecido y el Barça, con los veteranos, juega a no perder. Y así es difícil ganar... Solo la capacidad de Messi para resolver partidos (como hizo ante el Nápoles) permite albergar alguna esperanza a los blaugranas. Eso y la falta de presión: veremos cómo reacciona un Barça que está acostumbrado a saltar siempre al césped con el cartel de favorito.

Sea como sea, el Barça se encuentra a tres partidos de conquistar una Champions que no celebra desde el 2015. En la temporada más extraña de la historia, solo faltan tres victorias para ser campeones. Y ese sí que es un buen aliciente para Messi: ya está harto de perder en Europa... Un título en los últimos ocho años es muy poco bagaje para el mejor futbolista del mundo. Messi es el único que puede cambiar esta triste estadística. Y, sin duda, quiere hacerlo. Ha llegado la hora del número 1.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil