Haaland quiere venir a España

Haaland quiere venir a España

Albert Masnou

Subdirector de SPORT

Haaland se acerca al Madrid
Haaland se acerca al Madrid | AFP

Erling Haaland (21 años) lleva 23 partidos disputados desde que inició la temporada y, durante este tiempo, ha logrado 28 tantos. Su facilidad goleadora es abrumadora hasta el punto de que, pese a no estar en un club top ni en una selección de nivel, ya se ha convertido en una estrella mundial y está llamado a marcar una época en la próxima década.

Es el jugador que, por edad, posición y características, más sombra le puede hacer a Kylian Mbappé, el otro crack que más brilla en el universo fútbol. Ambos deben asumir el relevo de una dupla que ha marcado la última década: la batalla entre Cristiano Ronaldo y Leo Messi. El fútbol precisa de jugadores así, que sean referentes ofensivos, que puedan ser el espejo para una nueva generación.

Los clubs también necesitan estos jugadores porque, con ellos, arrastran a los aficionados a sus intereses comerciales. Son iconos mundiales y tenerlos en sus filas es una garantía de vender camisetas, de tener el estadio lleno, de audiencia. En definitiva, de expectación. Y seguramente también de éxito deportivo.

Sin Messi, el Barcelona está necesitado de un jugador así y Haaland es el único al que puede aspirar el club azulgrana. Con Mbappé ya llega tarde y con desventaja. En realidad, ya ha rechazado entrar en la carrera.

El Madrid también persigue al noruego porque Florentino Pérez ha visto clara la operación para este verano. Mbappé llega gratis y el fichaje de Haaland lo financia la venta de Benzema. De esta manera tiene renovada la delantera y con mimbres para establecer una hegemonía mundial. Ya relevó la defensa el pasado verano (Ramos y Varane por Militao y Alaba) y ahora le tocaría el turno a la delantera.

Barcelona y Madrid establecerán una carrera apasionante en los próximos cuatro meses que quedan hasta que se abra el mercado. Haaland, que está en sintonía con el Borussia, quiere venir a España y está estudiando las dos posibilidades. Al final, el aspecto económico tendrá mucha importante teniendo en cuenta quién es el agente del jugador. Quien más pague se llevará el gato al agua. Y para poder competir, el Barça debe arreglar antes su propia casa.