Griezmann ha sido el protagonista del entrenamiento del Barcelona

Griezmann como síntoma

OPINIÓN

Pere Mas

@peremas

"¿Pero esto qué es? ¡Roza la humillación! ¿Si tu fueras un crack irías al Barcelona si ves estas cosas? ¡No tiene ningún sentido deportivo meterle en el minuto 91!”. Estas quejas y exclamaciones no provienen de la familia de Griezmann, que también se lamentó, son fruto de la perplejidad en “Carrusel Deportivo” cuando Setién tuvo la ocurrencia de meter al francés a pocos minutos del final. En RAC1 no se sorprendieron tanto, seguramente estén más curados de espantos, pero lo consideraron un “insulto a Griezmann”.

Ante tal gesto insólito, explicación extravagante de Setién “no pueden jugar todos, hay que decidirse por algunos, no lo he puesto antes porque estábamos jugando muy bien, a Suárez siempre hay que tratar de tenerle, a Messi también porque no sabes nunca lo que va a pasar”. Y remató asegurando que “hablaré con él, no le pediré disculpas, pero entiendo que pueda sentirse mal” cosa que cabreó a su familia que procedió a poner a Setién verde en las redes sociales "para pedir perdón lo primero que hay que tener es la llave del camión, pero no es su caso porque simplemente es un pasajero".

Alguien con tres lingotazos en el cuerpo podría pensar que el Barça le está pagando con la misma moneda que su humillante documental anunciando que se quedaba en el Atlético, pero es mucho más simple que eso. Es un síntoma más de la desorientación y de la deriva. Veremos ante el Villareal.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil