El gran reto de los 12 exámenes en 40 días

El gran reto de los 12 exámenes en 40 días

Lluís Mascaró
Rueda de prensa de Xavi Hernandez
| Alejandro Garcia

El Barça se juega media temporada en 40 días. Antes del largo parón que provocará el Mundial, el equipo blaugrana disputa doce partidos en una maratón de máxima exigencia futbolística, física y psicológica. Hoy arranca un octubre terrorífico con nueve encuentros, entre ellos el decisivo doble duelo de Champions contra el Inter (días 4 y 12) y el no menos trascendental clásico de Liga en el Bernabéu (día 16). Sin tiempo casi ni para respirar, este Barça en construcción se enfrenta a un reto mayúsculo. Y lo hace mermado por las lesiones de jugadores tan importantes como Araujo y Koundé, a lo que hay que unir las bajas de Bellerín, Memphis y De Jong (solo ante el Mallorca). El extraordinario inicio de temporada del conjunto de Xavi (cinco victorias y un empate en la Liga y un triunfo y una derrota injusta ante el Bayern en la Champions) se pone, sin duda, a prueba a partir de esta noche.

Hay que ser moderadamente optimistas viendo la trayectoria blaugrana y, sobre todo, el crecimiento que ha experimentado el equipo en estas semanas. Pero cuando llega la hora de la verdad, siempre asaltan ciertas dudas. El rendimiento del eje ofensivo formado por Pedri-Lewandowski-Dembélé será decisivo para afrontar este mes y medio de tensión competitiva. Si el Barça supera esta prueba de fuego (también se enfrentará a rivales potentes como el Villarreal, el Athletic y el Valencia, además de recibir en el Camp Nou al Bayern), podrá decirse que el proyecto de Xavi está preparado para luchar por los títulos. 

El técnico blaugrana es consciente de lo que se juega en estos 40 días. “Será un examen en cada partido. Esto es el Barça”, aseguró en la rueda de prensa de este viernes. Xavi comparte la idea de que es un tramo de la temporada decisivo: “Estos 12 partidos, los 8 de Liga y los 4 de Champions, son muy transcendentes”. Y dejó claro que ha llegado el momento de demostrar que existe una gran plantilla. De todas formas, el entrenador culé prefiere ir planificando partido a partido: “El duelo contra el Mallorca será muy difícil y más después de un parón de selecciones”. Y, por supuesto, ni se plantea preocuparse por el liderato al final de la esta jornada si el Madrid pincha ante Osasuna: “Solo pienso en mañana. Si somos líderes, mejor”. El objetivo de Xavi está claro: ganarlo todo (o todo lo que se pueda) para poder disfrutar de un Mundial atípico con tranquilidad.