Ronald Koeman dio la convocatoria para el Barça-Ferencvaros

La gran decisión de Koeman en el clásico

OPINIÓN

Javier Rodríguez Marzo

La manita al Ferencvaros y, sobre todo, el batacazo blanco ante el ShakhtarEsa es la teoría que hoy leerán en todas partes y a la que me sumo, pero sin olvidar que falta llevarla a la práctica. Porque sabido es que un clásico siempre es un partido especial y puede pasar de todo, incluso cuando las sensaciones y el juego apunten a un pronóstico claro. En este caso, la balanza se inclina del lado blaugrana después de la contundente y exuberate reacción del martes tras la derrota de Getafe. No empezaron bien los de Koeman ante los húngaros pero cuando Messi se arremangó para fabricarse el penalty del primero, el equipo demostró que día a día mejora en la asimilación del plan de su nuevo entrenador. Este Barça va a más y hay que darle un voto de confianza en su desarrollo. 

ADN

No es fácil adaptarse a un nuevo sistema tras décadas con el 4-3-3 incrustado en el ADN. Ni tampoco hacerlo con un grupo de imberbes. Echen la vista atrás y recuerden lo que tuvieron que esperar Iniesta, Xavi o Messi para ser titulares indiscutibles... Esa condición es la que, por clamor popular, se exige ya para Ansu, Pedri y Trincao cuando los dos primeros no son ni siquiera mayores de edad. En este sentido Koeman deberá tomar una de sus primeras grandes decisiones en la gestión de la plantilla. Tirar de jerarquía, veáse Griezmann, o apostar por la meritocracia y el desparpajo de los niños de oro. Esa es la cuestión el sábado. Porque lo que parece claro es que el futuro del Barça lo representan unos jóvenes ilusionantes a los que Messi debe liderar con su maestría. Si ellos siguen creciendo, quizás Leo se decida a no dejarnos nunca, que es lo debe ser y sería el mejor final para su historia incomparable.

La clave: Mantener la jerarquía o apostar por la meritocracia y el desparpajo de los ‘imberbes’.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil