Sport.es Menú
Messi aspira a ganar su sexto Balón de Oro

El genio de Messi da para ganar la Liga, pero no es suficiente para la Champions

OPINIÓN

J.Mª Casanovas

El genio de Messi, con su talento futbolístico excepcional y sus goles mágicos, ha servido durante toda la temporada para ocultar las limitaciones del Barça. Una cosa es dominar la Liga de principio a fin, humillar al Real Madrid y dejar al Atlético relegado al papel comparsa. Pero el crack argentino no es suficiente para mantener la superioridad a nivel europe. El equipo de Valverde paga caro la falta de consistencia física, la media de edad superior a los 30 años y una falta de actitud agresiva cuando son sometidos a un pressing agobiante. Todo esto se traduce en que el Liverpool corrió siete kilómetros mas y les pasó por encima. Y otro dato muy revelador es que el fútbol inglés, que basa su juego en la fuerza física, ha clasificado cuatro equipos para las finales de la Champions y la Europa League. 

La temporada pasada, cuando el Barça cayó en Roma de forma miserable frente a un equipo inferior, la lectura que hizo la secretaria técnica fue que faltaba músculo y así justificaron el fichaje de Arturo Vidal, un buen jugador de combate pero alejado del ADN que ha dado personalidad al equipo. El chileno dio la cara en Anfield pero no sirvió para evitar el descalabro. El Barça, para contrarrestar la fuerza, velocidad y coraje de los ingleses, solo tenía un antídoto, sus propias armas, quitar el dominio del balón al rival y no dejarse avasallar en su propia área. Este equipo no sabe jugar a la defensiva y cuando no domina el balón y se cierra atrás, pierde los papeles. En estas circunstancias Piqué estuvo perdido, navegando en todos los goles. Lenglet demostró no tener todavía talla internacional. Alba se contagio del desconcierto general y cometió dos errores de bulto. Busquets puso en evidencia de nuevo que no es el de antes, ha perdido solidez y consistencia. Rakitic por su parte daba la sensación de que ya sabía que la próxima temporada jugará en Italia.

El que firmó en Liverpool su sentencia de muerte fue Coutinho. Valverde, por culpa de la inoportuna lesión de Dembélé, tuvo la enésima muestra de confianza con el brasileño pero este la echó por la borda. Cada partido parece mas pequeño, se le ve inseguro, nervioso, acomplejado. No aporta nada y da la sensación que juegan con diez. Lo único positivo es que el brasileño es plenamente consciente del drama, la sombra de Messi le ha hundido y el Barça le viene grande. Se quiere ir antes de caer en el pozo y el Barça busca un club comprador. El gran interrogante es cuánto dinero se va a perder en la operación. Costó 140 millones hace año y medio, veremos si son capaces de traspasarlo por cien ya que su devaluación es evidente.

Sigamos con la lista de jugadores que tienen todos los números para no continuar en el Camp Nou. Rakitic a los 31 años ya ha dado los mejores años de su vida al Barça. Hace un año pidió la mejora de su contrato y ha visto como Busquets y Alba pasaban por delante y a él no le hacían caso. Su traspaso está cantado con un doble objetivo. El Inter le ofrece una mejora de contrato notable y el club espera ingresar 50 millones con el traspaso. El caso de Umtiti  parece que acabará igual. No se ha recuperado bien de su rodilla y los informes médicos no son optimistas de que pueda recuperar su mejor rendimiento. Esta temporada su participación ha sido escasa e intrascendente. Su compatriota Lenglet le ha quitado el puesto. La esperada llegada de De Ligt sería el fin de etapa en el Barça de un campeón del mundo con Francia que todavía tiene buen cartel si supera con éxito la revisión médica. El objetivo del Barça con estos traspasos, a los que se podrían añadir Cillessen, Rafinha y el cedido André Gomes, es hacer caja para poder asumir los refuerzos que necesita la plantilla. Hablar de Griezmann es hablar de su cláusula, 120 millones, De Ligt costará 80 y tambien se busca un delantero goleador para cubrir las espaldas a Luis Suárez.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil