A Leo Messi solo le sienta bien el color blaugrana del FC Barcelona

Ganar, ganar, ganar y volver a ganar

OPINIÓN

Francesc de Haro

Cuatro finales le quedan al Barcelona para poder despedir la temporada con un título, seguro el título más importante: la Champions. Cuatro finales en las que, como diría el malogrado Luis Aragonés, solo queda conjugar un verbo: ganar, ganar, ganar y volver a ganar. Hay voces que temen el partido de vuelta de octavos ante el Nápoles del próximo día 8 en un vacío Camp Nou. Respetando al conjunto italiano -que no olvidemos que no jugará la próxima edición de la Liga de Campeones-, la calidad del Barcelona es infinitamente superior a la del equipo napolitano, por lo que debería pasar la ronda sin problemas y enfrentarse al Bayern de Múnich. Además el 1-1 le confiere una ligera ventaja ya que el cuadro de Gatusso estará obligado a marcar en el estadio barcelonista si quiere acceder a los cuartos de final. 

Reconociendo que la temporada del Barcelona no ha sido para tirar cohetes, no lo es menos que la trayectoria en Champions es notable. En la liguilla quedó en primera posición sin perder ningún partido y empatando en el campo del Dortmund y ganando en Milán al Inter. De los siete partidos disputados hasta el momento no ha perdido ninguno, lo que demuestra la seriedad con la que afrontan los jugadores esta competición.

Además, hay que tener en cuenta el factor Messi. Tener al mejor jugador del mundo conectado desde el primer momento y con la obsesión de quitarse las espinas de Roma y Liverpool -sus compañeros también- es un plus a favor del Barça. Messi sabe que está a cuatro partidos de ganar su quinta Champions y la sexta para el Barça... y no quiere volver a fallar.

La clave: quedan cuatro finales que hay que ganar como sea para lograr la sexta Champions

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil