La Super Bowl 2017 se podrá seguir en directo desde SPORT

El fútbol tiene mucho que aprender de la Super Bowl

OPINIÓN

J.Mª Casanovas

A lo largo de los años, el deporte más popular del mundo ha vivido una evolución espectacular. Lo que al principio solo era un deporte, se convirtió en un espectáculo y con el poder económico de la televisión ha terminado por ser un gran negocio. El fútbol ha protagonizado una metamorfosis total. Sin embargo, cuando vemos las cifras que mueve la Super Bowl que se disputará este domingo en Houston (madrugada del lunes en España) nos damos cuenta de que el fútbol tiene mucho que aprender del deporte americano que tiene una visión comercial del ‘entertainment’ (entretenimiento) que le permite recaudar 450 millones de dólares en una sola retransmisión. La gran fiesta de fútbol americano que enfrentará a los Patriots de Boston con los Falcons de Atlanta es mucho más que un evento deportivo, es un concurso de spots donde las grandes marcas compiten en presentar el anuncio más original y espectacular.

Para que todo esto suceda, el descanso del partido no es un tiempo muerto como sucede por ejemplo en la final de la Champions. El show musical del descanso es otro de los grandes atractivos del evento que asegura la máxima audiencia para los anunciantes. Este año actuará la cantante estadounidense Lady Gaga con un espectáculo de diez minutos que tiene un coste de diez millones de dólares. Así se explica que las principales marcas se gasten 5 millones en un spot de 30 segundos. Otro de los alicientes de la gran final es que los hermanos Roca darán un toque de tres estrellas de la mano del BBVA ofreciendo dos cenas especiales.

La primera final con Donald Trump como presidente tendrá una audiencia superior a los 110 millones de espectadores. El negocio del deporte ya no son los espectadores que asisten en directo al acontecimiento, sino lo que genera la televisión. En este campo tanto la 

Liga española como la Champions tienen mucho camino por recorrer.

De la marginación al éxito, todo un misterio

Hasta ayer el papel de los actores secundarios había sido decepcionante en el Barça. Los fichajes que anunciaban la mejor plantilla de la era Luis Enrique, no han rendido lo esperado durante demasiados meses. Ayer frente al Athletic se produjo un punto de inflexión. Aleix Vidal confirmó con una portentosa demostración de sus facultades físicas -el gol fue un premio añadido- que ha sido víctima de una tremenda injusticia. Nadie sabe a ciencia cierta los motivos que le llevaron a una marginación que no tiene explicación. Es un misterio. No contaba para nada y bien podemos decir que es como si el Barça hubiera hecho un fichaje en el mercado de invierno. Se trata de un jugador que tiene mucho recorrido al alza ya que termina los partidos fresco como una rosa y es de los que más corren. Sube la banda con peligro, centra con intención y le quedan fuerzas para empujar en el área cuando hace falta. Un comodín importante para la defensa y un recambio efectivo para el centro del campo.

De todos modos, la noticia de ayer fue ver en el banquillo disfrutando de lo lindo y haciendo bromas sin parar a Messi y Luis Suárez. La mano izquierda de Luis Enrique comienza a funcionar, dio descanso al uruguayo y sustituyó a Leo a media hora del final sin que hiciera un mal gesto ni mostrara mala cara, era un cambio pactado. Buen síntoma. La temporada es larga y hay que ahorrar energías.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil