Sport.es Menú
Antoine Griezmann

El fichaje del delantero

OPINIÓN

Joan Mª Batlle

Es la gran asignatura pendiente del Barça, el delantero que pueda convivir con los grandes cracks del ataque azulgrana sin que sucumba al desespero por la falta de minutos y a la vez tenga un alto índice de rendimiento cuando se le necesite. Es un problema histórico. Pasó con los tridentes, Messi, Eto'o, Henry; Messi, Ibrahimovic, Henry/Pedro; Pedro, Messi, Villa y, sobre todo y muy especialmente, Messi, Suárez, Neymar. Aguantó en su momento Pedro, que alternó como titular y primer suplente de lujo, pero cuando ficharon Neymar y Suárez ya vio que calentaría banquillo eternamente  y pidió un traspaso que dejó una buena rentabilidad en las arcas del club.

Fue la excepción que confirma la regla. Y ahora estamos con Messi y Suárez, absolutamente intocables, ¡faltaría más!, y un eslabón débil de la cadena con Dembélé y Coutinho que no cuajan, hasta el punto de que el brasileño es carne de traspaso y el francés tampoco tendrá un crédito eterno e ilimitado. Se busca, como en la última década, uno o dos delanteros más y esta vez el perfil es el de crack. Puede ser Griezmann, con toda la mochila de polémica que lleva a cuestas, o de menos crack, aunque buen futbolista, como Lacazette.

Y luego estaría un futbolista que tendría que aceptar ser el quinto de la fila. Se ha pensado en Maxi Gómez, ¡25-30 millones como mínimo! ¿De verdad hace falta tanto gasto para un solo puesto vacante?

Después de tantos años y tantos fichajes fracasados, creo que es el momento de fijar exactamente las circunstancias y las necesidades del equipo y, sobre todo, ser valientes a la hora de la ejecución. No es por nada, pero ya hace trece años que Larsson dejó de ser jugador del Barça y desde entonces no sé cuantas veces habremos oído aquello de "fichar al nuevo Larsson". ¿Cien?, ¿doscientas?, ¿mil?... Y sin embargo, ninguna secretaria técnica del club, que han sido varias, ha sabido dar con este perfil de jugador que tan satisfechos dejó a compañeros, técnicos y aficionados.

Bueno, bonito y barato, que no molestara a los titulares y que entendiera perfectamente que él estaba en la plantilla para jugar solo en momentos puntuales, que serían pocos, y que debería estar preparado al cien por cien para cuando ello ocurriera.

En la búsqueda de este mirlo blanco han pasado jugadores de distinto perfil. Canteranos, fichajes baratos, fichajes de cierto nivel... pero ninguno ha cuajado. Bojan, Jeffren, Afellay, Nolito, Deulofeu (en dos etapas), Alexis, Tello, Cuenca, Sandro, Munir, Aleix Vidal, que no se sabía muy bien si era extremo o lateral, Alcácer, Malcom, y, finalmente la broma pesada de Boateng.

El fracaso clama al cielo, lo que me hace pensar que seguramente no se sabía con exactitud lo que se quería. ¿veteranos?, ¿jóvenes y canteranos con futuro?, ¿ni una cosa ni la otra sino jugadores con ciertas esperanzas de que explotaran en el Camp Nou (difícil esperanza cuando estaban destinados a jugar muy poco)? Ahí ha estado el problema, tiros al aire porque no se sabía dónde se disparaba. 

En la actual tesitura, por lo menos hay que saber dónde se dispara. Quiero decir que si se va a por un crack hay que valorar que el que venga o Dembélé tendrá que pasar más de una tarde, y de dos, en el banquillo. Eso, sin dejar de valorar si habrá que cambiar de sistema táctico para darle encaje según sus características y, sobre todo, las de Messi y SuárezGriezmann es un crack y el precio puede ser una oportunidad, pero hay que analizar todos los pros y los contras.

Por ejemplo, si se quiere a un relevo de SuárezGriezmann no lo es. Lacazette, sin ir más lejos, podría ejercer ambas funciones y taparía menos la progresión de Dembélé. Pero si además del crack se busca a un nuevo Suárez, ¿hay que invertir no menos de los citados 25 millones o pensar si valdría un nuevo Larsson como Llorente, que acaba contrato en el Tottenham, y que podría ser solución un par de años para, entonces sí, ir con todas las consecuencias a por un goleador de primerísimo orden?

Son solamente unas cuestiones  y seguramente hay más que los técnicos, que para eso cobran, las deben tener detectadas y analizadas... ¿o no?  En fin, que para no equivocarse hay que tenerlo todo muy bien pensado; si no, pasa lo que pasa. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil