Sport.es Menú
Carles Aleñá ganó la partida a Wakaso en el Alavés - FC Barcelona

Dos buenas noticias antes del alirón

OPINIÓN

Joan Mª Batlle

Esta vez no hizo falta Messi y esta, aunque no lo parezca, es buena buena noticia. Esta vez estaba Aleñá para abrir el marcador y conducir al Barça a la victoria, y esta es la segunda buena noticia. La Liga ya está en el bote, será hoy si el Atlético pierde o el sábado contra el Levante, pero el guión escrito desde que Messi y Suárez ejecutaron en el Camp Nou al equipo de Simeone, se está cumpliendo a la perfección.

Rotaciones y puntos a cámara lenta, sin brillantez, pero con extraordinaria efectividad. Ayer costó casi una hora doblegar al Alavés, incluso Messi estaba preparándose para salir al rescate y acabó saliendo, aunque ya no fue decisivo, pero se le doblegó.

En cinco minutos, primero con Sergi Roberto haciendo de Alba, aunque por la derecha, su mejor perfil como lateral y que recuperó en la segunda parte, y Aleñá imitando a Messi en el remate letal. Y a continuación, penalty de VAR, que hizo justicia pues el árbitro ya se había comido la mano de Pina, para que Suárez cerrara el marcador. Dos goles sin Messi en el campo, que como digo es una buena noticia porque da confianza y crédito a un equipo que cuando no cuenta con su gran figura, siempre está bajo sospecha. 

BUEN TRABAJO

La segunda buena noticia que apuntaba es la buena actuación de Aleñá. El canterano necesita sentirse importante en este tipo de partidos. Sin Messi ni Arthur, la responsabilidad de la creación recaía sobre sus piernas y la verdad es que filtró buenos pases y estuvo certero en el remate del primer gol. Hay futbolista grande en Aleñá y tengo la sensación de que el jugador está alineado con los planes que el club y Valverde tienen para él: paso a paso, pero pasos seguros y siempre al frente.

La tercera buena noticia ya no es de Mendizorroza, es de hace varias semanas, o incluso mes y medio atrás: la Liga no se escapará. El Barça ha hecho su trabajo. Ayer, en el marcador y en el campo, con Messi jugando media horita porque también quiere la Bota de Oro, con veinte minutos para Alba y con Lenglet y Rakitic descansando y evitando riesgos. Preparen la voz para cantar bien fuerte el alirón, que esto está al caer.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil