¿Dónde está el gato encerrado?

¿Dónde está el gato encerrado?

Joan Mª Batlle

Colaborador de SPORT

ATENTADO AL FÚTBOL. Me cuesta tanto   creer que la FIFA ataque con tanta saña a un club de la grandeza del Barça que no puedo por menos que pensar en lo que hay detrás de todo esto. Miren, si el Barça, su directiva, ha hecho algo mal, ha incumplido las leyes o ha engañado a niños de 15 años para ficharles, que sancione a los culpables, a los directivos o a los ejecutivos que ponen sus firmas en los contratos, que les inhabiliten para ocupar cargos dirigentes, pero, por favor, que no jueguen con la esencia del club y la dignidad de sus futbolistas y aficionados. Prohibir fichar a un club es condenarle a competir en inferioridad de condiciones y, por ende, beneficia a sus rivales. Se adulteran las competiciones, en definitiva, que es el peor daño que se puede hacer al fútbol, sí, sí, al fútbol, que es precisamente lo que debería defender la FIFA.

Me cuesta tanto creer esta sanción que me resisto a no buscar dónde está el gato encerrado. Pienso en los enemigos del Barça, algunos históricos, otros que podrían haber salido de la propia casa y aprovechar sus contactos internacionales, pero como no lo puedo demostrar, dejaré que sean ustedes los que hagan volar su imaginación. Seguramente no se equivocarán...

Pienso, también, en el politiqueo. En esa guerra en la que dicen que están metidos Platini y Villar para desalojar a Blatter de la presidencia de la FIFA. El ‘Chiquito de la Calzada’ suizo está mayor, pero seguramente conserva su mala leche y podría hacer pagar los platos rotos al Barça. Pienso, en definitiva, que la alta política futbolística se ha cansado del Barça y que viendo que no hay forma de acabar con el ciclo en los terrenos de juego ha decidido hacerlo en los despachos. Si fuera así, sería como asesinar por la espalda al mejor equipo de la historia. No, no puede ser... ¿O sí?