Una desconexión que el Barça no se puede permitir

Una desconexión que el Barça no se puede permitir

Lluís Mascaró
Lucas Pérez, goleador con el Cádiz
Lucas Pérez, goleador con el Cádiz  | Andreu Dalmau / EFE

La polémica victoria del Madrid en Sevilla, con ayuda arbitral y nueva remontada incluidas, dejó la Liga sentenciada. El duelo del Sánchez Pizjuán estaba marcado en rojo en el calendario del vestuario del Barça porque se consideraba una de las últimas opciones claras de ‘pinchazo’ madridista. A punto estuvo de hacerse realidad el sueño blaugrana, pero el colegiado Cuadra Fernández tuvo una actuación pésima que propició que el equipo de Ancelotti resurgiera tras ir perdiendo por 2-0. Pero, más allá de cuestiones arbitrales, el Madrid volvió a demostrar su gen competitivo en situaciones extremas. Como ya hizo en la Champions ante el PSG o el Chelsea. El Madrid ganará la Liga por méritos propios pero, sobre todo, por deméritos del Barça.

Los blaugranas dimitieron de la competición en el primer trimestre de la temporada. Aquel Barça triste y perdedor permitió que los blancos lograran una ventaja insalvable. La reacción del equipo con Xavi ha sido, desgraciadamente, insuficiente para aspirar al título. El Barça necesitaba varios tropiezos del Madrid. Y apenas se han producido. Y cuando solo quedan seis jornadas para el final, los quince puntos de diferencia (que podrían ser doce si el Barça gana el partido aplazado contra el Rayo) ya se antojan insalvables. A pesar de ello, el Barça debe seguir compitiendo como lo había hecho hasta ahora.

La desconexión que sufrió ante el Cádiz (a pesar del partido omnipersente de Dembélé) no solo es peligrosa para la clasificación para la Champions sino también para la imagen de un equipo que había recuperado la ilusión de los culés. El duro golpe sufrido en la Europa League ante el Eintracht no es excusa. Este lunes volvimos a ver la peor versión del nuevo Barça. Previsible, lento y desacertado en defensa, hasta que llegó el gol de los andaluces. A partir de ese momento, mejoró la intensidad del juego blaugrana, pero no la eficacia. Y se escaparon tres puntos que duelen más por las sensaciones transmitidas que por su valor real en la lucha por el campeonato. La Liga está perdida hace tiempo. Pero hay que mantener el orgullo hasta el último encuentro.

El proyecto que está construyendo Xavi necesita acabar la temporada demostrando que tiene futuro. El 0-4 en el Bernabéu fue el punto culminante de la resurrección. El bajón de los últimos encuentros no puede solo explicarse por el cansancio físico y mental de los jugadores. Queda mucho por hacer...

LAPORTA DA LA CARA

Laporta explicará este martes todos los detalles de la investigación interna que se ha llevado a cabo en el club con motivo de la ‘invasión’ de aficionados alemanes en el Camp Nou con motivo del partido de vuelta de los cuartos de final de la Europa League contra el Eintracht. El presidente ha tenido que soportar, desde el jueves, innumerables ataques (muchos de ellos desproporcionados), acusándole de ser el máximo responsable de la gran presencia de seguidores germanos en el estadio blaugrana. Y hoy desvelará la realidad de lo sucedido. Una realidad que dejará retratados a los más de 10.000 socios del Barça que pusieron su entrada a la reventa. Y callará a todo ese entorno anti-laportista que ha aprovechado esta crisis para lanzarse a la yugular del presidente. Merece la pena estar muy atentos a sus explicaciones...