Sport.es Menú
Dembélé ha tenido un impacto espectacular esta temporada

Dembélé pone el listón muy alto

OPINIÓN

Gerard López

Robert Fernández siempre tuvo claro que Dembélé estaba llamado a asumir un protagonismo especial en el mundo del fútbol. Cuando él era secretario técnico del Barça y yo estaba en el filial, hablábamos bastante de fútbol y en la conversación siempre acababa apareciendo el nombre de Dembélé. Era su gran apuesta que se activó con la marcha de Neymar. Entonces el club recogió el consejo y hoy podemos decir que el pronóstico de Robert era el acertado.

Llegar al Barça con 20 años,  suplir a Neymar y  pagar tanto dinero de traspaso no es el escenario ideal para salir vivo de este examen tan complejo. Es una presión brutal que se sacan de encima solo algunos escogidos. Con tantos condicionantes, se reduce también la paciencia del aficionado que quizás sí tendrían con otras apuestas menos caras. Neymar era el único jugador que se había acercado al dominio de Messi y de Cristiano por lo que el listón que tenía que igualar era altísimo.

Como era de esperar, los inicios no fueron fáciles porque no entendía la forma de jugar del Barcelona. Intuiamos sus altas capacidades, su velocidad, su habilidad en el uno contra uno pero no casaba con el juego combinativo del Barça. Aparecía de forma individual sin compartir los códigos de juego del equipo, sin participar en el juego asociativo. Luego llegó la lesión que echó al traste toda la temporada porque estuvo tiempo de baja y porque cuando volvió, Valverde ya había dado con la tecla con Coutinho y Paulinho, el equipo iba como un tiro y Dembélé se quedó sin espacio.

La explosión 

En la segunda temporada ha llegado su explosión. Nada más empezar, decidió la Supercopa y marcó goles claves en la Liga. Sin hacer partidazos, tuvo un registro goleador elevado dando puntos al equipo. Si ya de por sí es complejo triunfar en el Barça con todos los condicionantes que decíamos, aún más si añadimos los problemas extradeportivos que sufrió el jugador.

Lejos de hacerse pequeño, de condicionarle, Dembélé ha sabido sacar lo mejor de sí mismo, ganar la batalla a Coutinho y hacerse con un espacio en una delantera con tantos cracks. El jugador ha hablado en el campo, donde ha demostrado su valor. Ha sido un ejemplo de cómo gestionar la presión.

Aparte de sus altos registros goleadores que ha mantenido, de su gran uno contra uno, de su velocidad con el balón en los pies, Dembélé ha mejorado esta temporada en la interpretación del juego colectivo, en su implicación a nivel defensivo, en su adaptación al juego asociativo, en su sintonía con Messi, Suárez y con los centrocampistas.

Ahora ya ha demostrado de lo que es capaz y el listón que se ha puesto está a nivel de supercrack mundial. Si aguanta a este nivel, el Barça tiene jugador para muchos años, capaz de marcar una época en el mundo del fútbol. Junto a Mbappé, Dembélé ha de ser el futuro del fútbol y uno de los que acabará luchando por el Balón de Oro dentro de unos años. Suplir a Neymar no es una tarea fácil pero, con sus actuaciones, Dembélé ya se ha ganado un puesto en el nuevo tridente azulgrana y pone al Barça en disposición de atacar todos los títulos para esta temporada y para las próximas. Dembélé se ha ganado el respeto de todos.

La idea inicial de Robert fue recogida por Pep Segura y el Barcelona disfruta hoy de un jugador que puede dar mucho que hablar durante los próximos años. Dembélé es un delantero que hará disfrutar al Camp Nou, cuya afición siempre ha demostrado estar a su lado incluso en los malos momentos.

Sevilla, un rival de categoría

El Barça evitó al Madrid en los cuartos de la Copa del Rey pero se cruza con el otro rival más fuerte, el Sevilla. La mejor noticia es que la vuelta es en el Camp Nou. 

Siempre hemos alabado el trabajo de Machín y ahora el Barça lo afrontará sin Dembélé y quizás con rotaciones. No será fácil para el Barça pero será atractivo.

Cornellà, un ejemplo de buena gestión

Aparte de disponer de una de las mejores canteras del fútbol catalán, el primer equipo del Cornellà se asienta en los puestos de play off de Segunda B con un presupuesto humilde. Todo ello es consecuencia de la buena gestión llevada a cabo en los últimos años por Andrés Manzano, que está al mando del club. 

Problemas en Tarragona

Después de empezar la Liga con un entrenador y cambiarlo a media temporada, el Nàstic sigue sin levantar cabeza. Va camino de la Segunda B si no toma cartas en el asunto. Le queda toda una segunda vuelta y hay tiempo para rectificar, para mejorar pero para eso el club necesita tomar buenas decisiones.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil