Dembélé 'desencadenado'

Dembélé 'desencadenado'

Lluís Mascaró
Dembélé adelantó al Barça
Dembélé adelantó al Barça | Javi Ferrándiz

Un Dembélé 'desencadenado' condujo al Barça a las semifinales de la Copa. El extremo francés, en uno de los mejores partidos que le hemos visto con la camiseta blaugrana, realizó una auténtica exhibición de virtuosismo futbolístico. Todo le salió bien en una noche perfecta para el francés. Imparable en el uno contra uno, preciso en los centros y, encima, autor de un golazo que abrió el camino del triunfo de un Barça que fue mucho mejor que la Real Sociedad pero que tuvo que conformarse con una victoria por la mínima. Suficiente para superar la eliminatoria, pero que volvió a demostrar la falta de eficacia del equipo de Xavi en el remate. Algo habitual pero peligroso, porque hay que saber cerrar los partidos en los que se domina tanto y tan bien. Porque, al final, cualquier error, puede provocar el desastre. Como casi estuvo a punto de suceder en los últimos instantes del encuentro de este martes. 

Dembélé, vertical y veloz, fue el estilete que rompió a una Real que llegaba al Camp Nou con una extraordinaria racha de 9 victorias consecutivas. Pero la mejor versión del Barça, la misma que vimos en la final de la Supercopa de España ante el Madrid, fue demasiado para el conjunto donostiarra. Xavi apostó por cuatro centrocampistas, con Gavi como falso extremo, con el objetivo de asegurarse el control del partido. La estrategia le salió muy bien en Arabia Saudí y decidió repetir. Con la misma fortuna que en Riad. El once de gala del Barça es un equipo tan brillante como poderoso. Y este miércoles volvió a demostrarlo.

En la primera parte, los blaugranas igualaron el espectacular partido de Riad. Con un Dembélé incontenible, el Barça fue un equipo desatado, vertical y espectacular, al que solo le faltó el gol. Curiosamente, Take Kubo, en una jugada aislada, estuvo a punto de marcar al enviar el balón al travesaño. Pero el dominio fue absolutamente culé. Y lo certificó, al inicio de la segunda parte, el propio Dembélé con una jugada espectacular por la banda que culminó con un sorprendente zapatazo que significó el 1-0. La ventaja pudo ser más amplia, pero el Barça volvió a evidenciar esa lógica pero preocupante ‘Lewandowskidependencia’. Si el polaco no tiene un buen día, no hay quien le tome el relevo. Suerte que este martes Dembélé se ‘desencadenó’...