Los contratos de Mbappé y Dembélé

Los contratos de Mbappé y Dembélé

Joan Mª Batlle

Colaborador de SPORT

Dembélé termina contrato en junio
Dembélé termina contrato en junio | AFP

La situación deportiva del Barça va estrictamente unida a la situación económica del club, de eso no creo que quepa ninguna duda. El fracaso de los fichajes multimillonarios y los irresponsables contratos de la mayoría de los jugadores han condenado al club a malvivir con lo que tiene y a afrontar enormes dificultades para reconstruir su plantilla.

Lo ha dicho Xavi: "Todo depende del dinero y la situación es dura". El presidente también ha dejado claro que no habrá contratos de 25, 30 ó 40 millones netos. No miente, renunciar a Messi fue el ejemplo más claro. Por cierto, en este contexto Laporta deslizó que Mbappé pide 50 millones netos por temporada.

En Madrid le han saltado a la yugular, también el entorno del jugador, pero, si hacemos números, igual Laporta se quedó corto. Prima de fichaje, salarios, comisiones, variables... El mejor jugador del mundo ganará esto, sin duda.

Esto se ha de acabar

Llegados a este punto, la renovación de Dembélé también se pone imposible. Sumemos, de nuevo, prima de fichaje, salario, comisiones, variables... El Barça, el Barça de hoy mismo, no puede pagarlo. Y estoy de acuerdo con el presidente: aún pudiendo, no debería.

Esto ha llegado a un punto en el que los clubs están abocados a la ruina. Jugadores y representantes les tienen cogidos por donde no hace falta que escriba. En el Barça, el miedo de Bartomeu ha sido letal. Barra libre con tal de que nadie se marchara. Renovaciones, fichajes, los veteranos, los nuevos, Messi, sí, también Messi.

Si Laporta activa las famosas palancas de negocio y se las funde en contratos de estas dimensiones, igual ya no habría solución. Urge un pacto entre clubs, poner orden a todo este sinsentido. Pero esto no sucederá porque los "caballeros-presidentes" no se fían los unos de los otros, así que alguien ha de empezar a hacerlo en su propia casa.

Que Florentino pague lo que quiera a Mbappé, que el City cubra de oro a Haaland, pero en el Barça, que Dembélé se ajuste a un contrato razonable que el Barça pueda pagar. Y Lewandowski y los nuevos fichajes. Y los que siguen ahí disfrutando del momio, que le den las gracias a Bartomeu... Pero esto se tiene que acabar.