Leo Messi celebra el gol con el brazalete de capitán en su mano izquierda

No conseguirán desestabilizar a Messi

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

Sigue el acoso y derribo contra Messi. A solo una semana del duelo de Champions entre el Barça y el PSG, la prestigiosa revista gala France Football, en la edición que se publica hoy martes, viste a Messi con la camiseta del equipo parisino. No dejaría de ser un juego periodístico, más o menos acertado, si no fuera porque esta portada ha venido precedida de las polémicas declaraciones de Neymar, Pochettino, Leonardo, Paredes y Di María vinculando, de una manera u otra, el futuro de Messi con el PSG. Ya explicamos el pasado viernes que Messi no ha mantenido ningún tipo de contacto con el club francés ni con ninguno de sus representantes para tratar de un hipotético fichaje el próximo verano. No solo eso. También explicamos que Messi estaba profundamente dolido por todas las especulaciones en torno a su futuro... cuando ya dejó claro que no tomaría ninguna decisión hasta que finalice la presente temporada. La portada de France Football es un paso más en esta táctica de desestabilización contra el crack blaugrana. Una táctica especialmente grosera a tan pocos días del partido de ida de los octavos de final de la Copa de Europa. ¿Falta de respeto? ¿Provocación?

Afortunadamente, no hay quien pueda desequilibrar mentalmente a Messi. Está tan concentrado en el Barça y con tantas ganas de volver a ganar títulos que nada ni nadie le va a descentrar. Lo demostró de nuevo el domingo, cuando solo necesitó un par de minutos para volver a marcar tras salir desde el banquillo y liderar la remontada blaugrana ante el Betis. Messi está más enchufado que nunca. Por mucho que desde París le vistan con los colores del PSG, él sigue pensando única y exclusivamente en el Barça. Este es el mensaje con el que se tienen que quedar todos los socios y aficionados culés. Messi dará lo mejor de sí mismo (ya lo está dando) para que regresen las grandes victorias. Quiere ganar la Copa. No tira la Liga. Y, por supuesto, sueña con la Champions. La táctica desestabilizadora del PSG y su entorno puede salirle muy cara a los franceses: cabrear a Messi es una mala idea. Una pésima idea. Y Messi está muy cabreado. Mucho...

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil