Sport.es Menú

Brahim Abdelkader

OPINIÓN

Iba a escribir sobre Alexis Sánchez y la dificultad de adaptación del atacante chileno a los parámetros del Messisistema, pero si me permiten haré un alto en el camino para reflexionar sobre el asunto de las canteras futbolísticas, a raíz de un chaval de 13 años: Brahim Abdelkader Díaz.

No sé exactamente lo que ocurrirá, pero diría que lo más probable, incluso muy probable, es que el joven Brahim extienda en breve licencia federativa con el Barça. De hecho, no la ha renovado con el Málaga y anoche no fue convocado para el partido que hoy disputará el club andaluz contra La Cañada. No me extenderé con el chico: a los seis años jugaba en el Tiro Pichón.

A los siete lo fichó el Málaga. A los diez visitó el Camp Nou, conoció a Guardiola y Messi y decidió que quería jugar en el Barça. Dado que hasta los 16 años la legislación vigente no permite firmar contratos laborales, los futbolistas menores de esa edad solo están atados anualmente a sus clubs mediante licencia federativa.

La mayoría de clubs, no obstante, firman acuerdos personales con los padres para intentar `atar¿ a los chicos, pero esos acuerdos no poseen valor jurídico. El padre de Brahim firmó uno de esos acuerdos con el Barça para que su hijo se incorporase el pasado curso a La Masia. Pero en el último momento, cuando el autobús del Málaga ya se dirigía al torneo de Brunete donde Brahim pretendía disputar sus últimos encuentros como malacitano, el vicepresidente del club, Abdullah Ghubn, le convenció para seguir.

Había una razón de peso: los problemas económicos familiares, afectados por el grave problema del paro. Vivienda, estudios y diez mil euros anuales fueron razones poderosas que Brahim, un chaval muy maduro para su edad, valoró para continuar en el Málaga. En vez de enfrentarse al padre, el Barça aceptó la decisión familiar y guardó en un cajón el acuerdo firmado.
Pocos meses más tarde, el señor Abdelkader contactó con el Barça. Su hijo Brahim quería jugar en el Barça.

Por razones que no vienen al caso conozco todos los detalles de lo ocurrido desde entonces hasta que anoche el Málaga decidió no convocar al chico dado que no ha renovado su licencia federativa. Podemos calificar el proceso como pura negociación en busca de un acuerdo. Si concluye como apuntan los indicios, sin embargo, se venderá como un acto de piratería por parte del Barça. Eso ocurre siempre: cuando el Arsenal se lleva a Toral, cuando el City se lleva a Pozo, cuando la Juve se lleva a Pol García Tena.

La prensa local dice que otro club ha “robado” al jugador. Y no es así. Nunca es así. Todo club nutre su cantera de chicos de otros clubs más pequeños. A veces, simplemente un club grande no quiere romper sus parámetros de inversión. El Barça no quiso igualar la propuesta del Arsenal por Bellerín, ni el Madrid la del City por Pozo. Lo que quería Toral era jugar en el Arsenal y Brahim quiere hacerlo en el Barça. No es popular decirlo, pero es la realidad de las canteras.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil