Sport.es Menú
Leo Messi abre su cuenta goleadora esta temporada de falta directa (ES)

El Barcelona se sostiene más en la eficacia que en las formas

OPINIÓN

César L. Menotti

Lo más importante del Barcelona-Sevilla fue el abultado resultado y la reaparición de Messi quien parece haber superado satisfactoriamente la lesión. Pero el equipo sigue sin tener un funcionamiento aceptable. El equipo está atravesando por un momento muy especial. No quisiera hacer un juicio del entrenador y sus búsquedas, pero confío que cuando vuelva a jugar la Champions empiece a dilucidarse cuál es el equipo titular. 

Sevilla supo complicarle defensivamente al Barca, tuvo chances de marcar incluso, y lo que lo impidió es la presencia en el arco de Ter Stegen. Y aunque el equipo andaluz tuviera ocasiones y por momentos la pelota, al final la jerarquía de los jugadores del equipo culé terminan decidiendo el desarrollo del partido. Pero podría decir que de noventa minutos el Barca jugó bien solo quince. 

Me desconcierta que Valverde se exceda en la presencia de volantes recuperadores, porque el equipo pierde juego. Pareciera que las obligaciones de conseguir resultados desnudara el miedo  de alinear volantes con más juego para alinear volantes de corte más defensivo. 

Cuando un equipo no tiene jugadores para resolver los partidos, es lógico que busque resolverlos a partir del funcionamiento, algo que se entiende en el plano del Sevilla, un equipo que no puede competir con la jerarquía individual de los jugadores del Barcelona. Lo que es llamativo es que el equipo pareciera abocado a la búsqueda de la eficacia por encima de las formas. Y con la presencia  de Lionel Messi que intimida al adversario y mejora sustancialmente el juego del equipo en la gestación de juego y en la definición, los goles de Suárez, los arrebatos de locura de Dembélé (le sale una y entorpece cuatro) pareciera que por ahora le alcanza para ganar los partidos. 

Esta semana a partir de los elogios de Pep Guardiola a Marcelo Gallardo, entrenador de River asistimos a la revalorización del trabajo de un entrenador sudamericano. Voy a utilizarlo como ejemplo para hablar del Barcelona. La virtud de River es justamente tener una identidad de juego, un funcionamiento. Uno sabe cómo se va a parar en la cancha River ante cada partido. Puede modificar un volante o un delantero pero hay una base reconocible que hace del funcionamiento colectivo su mayor fortaleza. 

Todavía me cuesta encontrar el funcionamiento en el Barcelona. El entrenador no ha encontrado el equilibrio entre un mediocampo de recuperación con un mediocampo para tener la pelota y gestar la creatividad. Con estos jugadores siempre estará a tiempo. Entiendo que esté probando jugadores para afianzarse en sus convicciones cual será el equipo para conseguir los grandes objetivos de la temporada. Pero no creo que pueda cambiar tantos volantes en Champions y cuando vengan los partidos importantes. Tiene que encontrar un mediocampo.

Los mediocampistas viven de sus obligaciones de recuperar la pelota si se trata de jugadores que no son muy buenos, podrán ocupar espacios para achicar el del adversario, otros además son buenos pasadores. Valverde tiene una gran variedad de características de mediocampistas. Y en este sentido es el entrenador quien debe definir con qué jugadores y para que si se defiende como recuperar la pelota, si se ataca como gestar el juego como definir los partidos. Hoy veo al equipo demasiado preocupado por la definición. 

Dembélé merece un análisis aparte:  hace una jugada de Garrincha y a los cinco minutos hace un lío bárbaro porque amaga, frena, tira un centro, y en otras ocasiones quiere gambetearse solo a ocho jugadores rivales. Y pierde precisión en velocidad. Tiene que frenarse y pensar y jugar menos para él y más para el equipo. Tiene condiciones naturales destacadas, es un fenómeno pero tiene que aprender aún. 

Este Barcelona está para más de lo que está mostrando pero no podrá subirse a la tarima de los candidatos a ganar la Champions si Valverde no encuentra un equipo al cual darle la seguridad de la presencia y se afirme en el funcionamiento. Vendrán partidos muy duros. 

La presencia Messi le va a dar todo en cuanto a conexiones de pases que garantizan la creatividad del equipo y su visión experta del juego, el pase solo o el pase  gol, y el gol. Pero me preocupa como el equipo resolverá las triangulaciones que necesita Messi para desplegar su juego. Alba le daba la contundencia en la sorpresa. 

El Barcelona tiene eficacia y gana, pero aún está en deuda con el juego. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil