Barça - Zenit

El Barça superó sus fantasmas

OPINIÓN

Nacho Solozabal

EL MEJOR PARTIDO POSIBLE

Un partido para no olvidar. El Barça jugó a su mejor nivel en el duelo más difícil de la temporada. Los nervios, la presión, el ritmo lento del Zenit, las dudas que transmitían muchos jugadores... todo quedó disipado desde el salto inicial. La mentalidad, esfuerzo defensivo y concentración de los blaugranas rompieron en mil pedazos cualquier atisbo de derrota. Hay que felicitar al grupo por la reacción en una situación límite. Saras se sacó la espina ante Xavi Pascual. El técnico supo gestionar las emociones de sus jugadores y ni las alternativas defensivas del Zenit tuvieron recorrido. Es obvio recordar que el ritmo fue del Barça. Cuando en apenas cuatro minutos el resultado era de 9-9, fue evidente que el partido no tenía nada que ver con lo visto hasta entonces. El Barça lo hizo sencillo. Buena defensa, recuperación o tapón, y luego a correr. En este partido los blaugranas han corrido más que en todos los anteriores de la serie. Y la intensidad y ambición –le tenían ganas al Zenit– se mantuvo hasta el pitido final. Espectacular.

EL JUEGO MÁS COLECTIVO

Nadie quiso perderse la fiesta. El rendimiento de todos fue insuperable. También Gasol entró por fin en las rotaciones y supo arrastrar a los suyos con una serie increíble de tapones. Que el ritmo fuera el que deseaba el Barça ayudó a ese juego fluido, con porcentajes elevados y con un marcador que se rompió ya en el primer cuarto. Aparecieron los referentes – Calathes, Higgins, Davies y Kuric–, algo que se echaba en falta y que impidió que la ordenada defensa del Zenit pudiera frenar lo que se le vino encima. Pero no podemos olvidar el gran partido de Bolmaro o el esfuerzo impagable de Hanga. No menos decisivo fue un Mirotic que estuvo centrado y sumó cuando tuvo oportunidad. Por parte del Zenit, solo algunas individualidades. Pangos estuvo bien defendido, y poco más ante un rival que les obligó a cometer muchos errores. El encuentro, gracias a la enorme actuación del Barça, tuvo poca historia y reflejó la gran diferencia que existe entre ambos equipos. A este nivel, los blaugranas aspiran a todo.

La clave: El partido tuvo poca historia y reflejó la gran diferencia que hay entre ambos equipos.

TIRO DE TRES: Davies fue el mejor azulgrana de la serie

El pívot del Barça culminó la clasificación para la Final Four con una actuación estratosférica. Fue dominador absoluto de la pintura, anotó y reboteó, pero fue incluso más decisivo por la intensidad y por ganas que imprimió a su juego. Es sin duda un jugador clave para el Barça.

FALTA TÉCNICA: El Zenit se ahogó ante la intensidad del Barça

El rendimiento del equipo ruso estuvo, en general, muy por encima de lo esperado y de lo visto en los cuatro primeros partidos. En el duelo decisivo, los de Xavi Pascual se vieron colapsados y completamente superados por un Barça que no los dejó ni respirar desde el primer instante. La diferencia entre ambos fue enorme.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil