Sport.es Menú
Atlético Madrid, 0 - FC Barcelona, 1

El Barça ya ha superado su peor momento

OPINIÓN

Ernest Folch

@ErnestFolch

El Barça tiene a Messi y el Atlético no, es así de sencillo. En el momento cumbre, el equipo de Valverde tiró de su comodín sagrado, y en un instante cambió la suerte de un partido que hasta el momento fatídico en que apareció el de siempre, estuvo varias veces literalmente en las manos de Ter Stegen, que evitó el desastre en dos intervenciones milagrosas. Y es que si el equipo de Valverde pudo sacar tres puntos vitales del Wanda fue por la vieja táctica del ariete y el portero, haciendo buena aquella vieja máxima que dice que en el fútbol basta con tener un guardameta y un goleador. Hasta la aparición de Messi, el Wanda fue testimonio de un duelo de vértigo, en el que los dos equipos pasaron de dominados a dominadores.

Cuando parecía que el Atlético tenía al Barça sometido, el mérito del Barça fue sobrevivir al vendaval a lomos de su portero, reequilibró la balanza y terminó por imponer su dominio. Sin duda fue un partido que hubiera podido ganar cualquiera, y seguramente el resultado más lógico hubiera sido un empate, pero el fútbol se siente obligado a devolverle a Messi, en cómodos plazos, todo lo que este le ha dado. El ‘10’ del Barça tuvo que remar de verdad en medio de su habitual soledad, aunque al menos encontró esta vez el pie de Suárez, que con una asistencia extraordinaria de quien le conoce bien, facilitó el golazo del crack. Después del partido del Dortmund, en el que se vio al equipo blaugrana revitalizado, y de la victoria clave en el Wanda, crece la sensación de que el Barça ha reaccionado y puede haber superado su peor momento. Que nadie subestime la capacidad de competir que tiene este equipo.

GANA EL BARÇA DE LA POSESIÓN. El equipo de Valverde salió desconcertado y partido, y solo se rehizo cuando recuperó el balón y el control del encuentro. El Barça solo fue reconocible cuando jugó con su estilo habitual, y desmintió a los que dicen que el mejor Barça es el que no tiene el balón. Ayer, sin pelota, el equipo fue un completo desastre, a merced del Atlético. Con pelota, volvió a ser él mismo.

EXTRAORDINARIO PIQUÉ, LAMENTABLE MATEU. Gerard Piqué completó un partidazo en el Wanda, pero no pudo terminarlo porque recibió una entrada durísima de Vitolo, que mereció la roja y que ni siquiera fue amonestado. Fue solo una jugada más del festival habitual de Mateu Lahoz, un árbitro que a menudo parece arbitrar para su propio ego, en detrimento del espectáculo 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil