Sport.es Menú
Valverde tendrá un partido complicado frente al Levante en la Copa

Y el Barça sigue mucho mejor que el Madrid

OPINIÓN

Joan Vehils

@jvehils

Mientras mi hijo juega a la PlayStation una hipotética final entre el Barça y el City escucho, de fondo,  los comentarios de Manolo Lama y Paco González en los que destacan el brillante juego barcelonista a la vez que desean que no continúen los graves problemas institucionales que vive el club azulgrana. Este equipo no se merece tantos líos y esperamos que todo vuelva a la normalidad, insisten. Por un momento, no entiendo nada. Uno tiene la sensación de que están hablando de la actual situación del Madrid y resulta que está jugando el Barça pero claro en la PlayStation casi todo es ficticio y la voz en off, en este caso del juego FIFA 19,  ya lleva un tiempo grabado. Así que los comentarios extradeportivos de los dos periodistas se referían a lo ocurrido en temporadas anteriores.


Hoy, o al menos hasta este jueves, en Can Barça  y su entorno se respiraba una cierta tranquilidad institucional. Y digo hasta el jueves porque parece que la desastrosa derrota ante el Levante vuelve a reabrir viejos debates.


Es cierto que no todo va bien ni todo se hace bien y que todavía hay temas judiciales pendientes pero desde hace unos meses la tensión ha bajado. Nadie esconde que el caso ‘Neymar 2’ puede traer más de un dolor de cabeza a Bartomeu y que el varapalo sufrido en la Asamblea no puede quedar en el olvido pero uno tiene la sensación de que no estamos tan mal.


Respecto al área deportiva se puede criticar a Valverde por no dar la alternativa a los canteranos, por falta de carácter o por no gestionar bien los cambios pero hasta el jueves los resultados jugaban a favor del técnico.


A todo eso, la secretaria técnica puede sacar pecho por los fichajes de Lengled, que llegó siendo un jugador secundario y ya parece un titular indiscutible, o de  Arthur, el mediocampista brasileño que no conocía nadie y que se ha convertido en un futbolista imprescindible e incluso por el rendimiento de Arturo Vidal.  Claro está que Malcom, Denis Suárez y Munir no han aportado nada pero la plantilla está más equilibrada que la pasada temporada.


O sea, que hasta este jueves parecía que el mal llamado ‘fondo de armario’ era mucho mejor que el del año pasado. Y digo hasta el jueves porque en Can Barça, un partido puede cambiarlo todo.


A todo eso, y en este ataque de optimismo que me ha afectado tras la derrota ante el Levante me llega de personas que llevan años en el club, algunos de ellos con acceso al vestuario, que desde la etapa de Tito Vilanova que no había tan buen ambiente entre los técnicos y el entrenador. 
En fin, que no tengo ninguna duda de qué el Barça va mejor que el Madrid en todo. Si aquí estuviéramos como allí, Valverde ya no estaría en el banquillo y Bartomeu tendría un pie y medio fuera. 

Víctor Font prepara la puesta en escena

Y mientras Bartomeu ha rebajado la tensión entre el barcelonismo, Víctor Font sigue a la suya y trabaja al margen de los resultados. En este aspecto demuestra ser  un culé valiente eligiendo saltar a la palestra en un momento en el que el club no está sumergido en una crisis deportiva o institucional. Estarán conmigo que ahora es mucho más fácil criticar la gestión de Florentino que la de Bartomeu. No obstante, Font tiene que darse a conocer y solo con apariciones públicas y notorias puede llegar al socio. Esta semana ha estado en Barcelona y ya tiene preparada la puesta en escena que realizará a final de mes. Será el primero que lo haga y verán como habrá reacción...

Sobre Grifols y Sabine Paquer

Bartomeu, el CEO, Oscar Grau y Xavier Asensi, responsable del área comercial del FC Barcelona, son las tres únicas personas que se sientan en la mesa con los representantes autorizados de Grifols para negociar el futuro patrocinio entre la multinacional catalana y el Barça. El problema ya no es económico dado que la cifra que propone Grifols es una de las más altas del mercado en cuanto a un ‘‘namimg rights’. El problema es que Grifols quiere ejercer de broquer y revender a otras empresas sus derechos de patrocinio. O sea que el estadio no se llamaría Grifols Camp Nou. 


Respecto a la inesperada dimisión de la ‘Compliance officer’ del Barça desde el club apuntan que cierra una etapa profesional y que ha recibido una buena oferta de su anterior empresa. Desde fuera, ya empieza a correr el rumor que Sabine Paquer discrepaba con el posible acuerdo con Grifols. En fin, que el club ya ha entrado en un proceso de selección para uno de los cargos más delicados de la estructura ejecutiva. Su función es velar por la transparencia en todas las gestiones del club.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil