La euforia del equipo estaba más que justificada

El Barça sigue al acecho del Madrid... a pesar de los árbitros

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

Va a ser difícil ganar esta Liga. Muy difícil. Porque el FC Barcelona lo tiene todo en contra. Pero este equipo no se rinde fácilmente. Ni mucho menos. Y este domingo lo ha vuelto a demostrar. Logrando una vital victoria en Ipurúa. Y manteniendo su persecución a un Madrid que sigue disfrutando de los favores arbitrales para mantenerse en el liderato. 

Ni siquiera la lesión de Sergio Busquets (que sufrió una escalofriante entrada de Escalante, merecedora de tarjeta roja directa y que el árbitro no señaló ni como falta) pudo con la motivación de un Barça que ha recuperado aquella intensidad que tanto le diferenciaba de sus rivales. Una intensidad que vuelve a ser imprescindible cuando la brillantez todavía no ha hecho acto de presencia. El Barça sabe ponerse el mono de trabjo cuando es necesario. Y ahora lo es. Y mucho.

Volvió a ser un partido complicado, duro, como el jugado hace solo cuatro días en Anoeta. Pero volvió a ser un partido muy completo del conjunto blaugrana, en el que brilló una vez más, con su particular luz propia, Leo Messi. El crack argentino hizo magia con el balón. Con asistencias estratosféricas y siendo fiel a su habitual cita con el gol. Lástima que sus compañeros de tridente, Neymar Luis Suárez, no estuvieran suficientemente inspirados para aprovechar los regalos del mejor jugador del mundo.

El Barça cumplió su objetivo de sumar los tres puntos ante el Eibar y mantenerse, así, al acecho de un Madrid que sigue flojeando pero que cuenta con 'ayudas externas' para seguir sumando puntos. Insisto: así es muy difícil ganar la Liga. Pero los blaugranas no van a desistir en su intento. El triunfo de este domingo es el mejor ejemplo de ello. Lucharán hasta el final. No puede ser de otra forma.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil