Koeman, en una imagen de archivo

El Barça es favorito, pero el Madrid no está 'muerto'

OPINIÓN

Pichi Alonso

@PichiAlonso9

Estados anímicos diferentes 

No llegan en parecido estado anímico al partido los dos equipos. Dos derrotas consecutivas contra rivales asequibles, deja en entredicho el potencial del Real Madrid, tanto ofensiva como defensivamente. Que uno de los dos grandes encadene dos derrotas consecutivas, pasa muy de tanto en tanto, pero que encadene tres seguidas, deberíamos recular mucho en el tiempo —yo no lo recuerdo—.

Ese riesgo lo deberá tener muy presente el equipo de Zidane. Llega tocado por las dos derrotas, pero todavía mucho más, por cómo se han producido. Incapaz de meterle un gol a un  Cádiz recién ascendido, y marcar dos goles al Shakthar, que llegaba con innumerables bajas, sin prácticamente banquillo —su técnico no pudo hacer cambios hasta llegados al minuto 80 y porque algunos de sus jugadores sufrían calambres fruto del cansancio acumulado—.

La dificultad para golear e incluso de generar ocasiones claras de gol, ya la tenía la pasada campaña, y a pesar de eso, el acierto goleador de Benzema permitió al equipo acabar siendo campeón. Ese acierto goleador del francés, unido al excelente bloque defensivo salvó al Madrid, pero ahora lo más grave para Zidane es ver cómo en esos dos encuentros los rivales no solo han marcado, sino que le han generado muchísimas ocasiones de gol, y esa faceta, la defensiva, era la que mantenía el nivel competitivo del equipo. Vale la pena recordar que cuando más daño le ha podido hacer el Barça al equipo blanco en el Camp Nou, siempre lo ha dejado escapar y que en los últimos cinco partidos ligueros en el estadio azulgrana, el Barça, solo ha conseguido la victoria en una  ocasión.

Por el contrario, el Barça llega mejor, pues tras el tropiezo y la discreta imagen de Getafe, mejoró ante un rival amable, que encajó cinco goles y lo que es más importante, que éstos llegaron de cinco jugadores diferentes, lo que viene a indicar que si falta la figura de un nueve, es más para fijar defensas y tener presencia en zona de remate. Fue un victoria necesaria para recuperar la confianza, pero ni mucho menos para creer que el equipo está construido. Todavía le faltan cosas que mejorar para ser auténticamente fiable, pero que le pone frente al Clásico con la etiqueta de favorito, que dicho sea de paso no es ninguna garantía de éxito.

Dudas en ambos técnicos en defensa En los últimos clásicos parecía fácil acertar las alineaciones que iban a presentar ambos técnicos, pero en la actualidad se hace francamente difícil averiguar los nombres de determinadas posiciones.

En el Barça está clara la presencia en la portería, ya que con Ter Stegen lesionado, Neto está dando buenas sensaciones. La línea defensiva, con Alba recién dado de alta, también parece clara, pues apenas se cuenta con Junior y su posición será de nuevo para un Dest, salvo que Koeman apueste por darle la titularidad a Alba. En ese caso, el lateral derecho estaría entre Sergi Roberto y Dest y la pareja de centrales, donde apenas hay donde  elegir, Piqué y Lenglet.

En el Real Madrid, lesionados Carvajal y Odriozola, apostará de nuevo por Nacho como lateral al ser un día donde teóricamente debe defender más que atacar, con Mendy en la izquierda. No creemos que visto el rendimiento de Marcelo, opte Zidane por repetir con Mendy en derecha y Marcelo en izquierda. Los centrales para Varane y Sergio Ramos y en la portería Courtois, que ha pasado a ser el mejor jugador del equipo blanco y eso no dice mucho a favor de los de Zidane.

En velocidad supera la defensa blanca  a la azulgrana, para recuperar posiciones y ganar balones a sus espaldas. Algo similar también en el juego aéreo, sobre todo ofensivo con Varane y Ramos. En los laterales mayor capacidad ofensiva con Sergi Roberto y Dest, pues Nacho es más marcador.

Centro del campo 

Busquets y De Jong parecen firmes candidatos al once titular en el doble pivote. Pjanic llegó afectado por el coronavirus y físicamente no está a tope, y además el buen rendimiento de Busquets obliga al bosnio a elevar mucho su nivel para hacerse con la titularidad. Una opción, poco probable, por conservadora, sería colocar un doble pivote Busquets-Pjanic formando un triangulo con De Jong en la media punta para darle más consistencia al equipo. El que Koeman haya defendido a ultranza que la posición ideal de su paisano en el doble pivote, hace difícil pensar que se decida por esa opción. Hemos visto que en muchas fases de los partidos, Busquets está más adelantado que el holandés, con la idea de empezar la presión en campo contrario. De Jong necesita dar un paso adelante y desde el doble pivote volver a brillar como lo hizo en el Ajax. Busquets ha elevado mucho su nivel y vuelve a ser un jugador muy competitivo y clave en la presión en campo contrario.

Zidane nos dará pistas de su valentía o conservadurismo, en función de los centrocampistas que presente, 3, 4 ó hasta 5. El más titular en estos momentos es Casemiro, que aporta mayor equilibrio defensivo en un equipo que suele jugar muchos minutos en terreno rival. Kroos también será titular, y más viendo que fue suplente en Champions, y suele ser el que más cerca juega del brasileño. Valora mucho Zidane los cambios de orientación mediante los desplazamientos largos que realiza el alemán.  Caso de jugar con tres en medio campo, Valverde o Modric serían los elegidos.

Con Valverde hay mayor energía y dinamismo y también velocidad en las conducciones. El pasado año lo utilizó en defensa cercano a la marca de Messi. Con Modric hay más toque y elaboración de jugadas. Caso de apostar por 4 en el medio, seguramente serian los citados, pues Isco, aunque descansó ante los ucranianos, está muy lejos de su mejor nivel. De pasada recordemos que al final de la pasada temporada, Zidane apostó en diversos partidos por cinco centrocampistas y Benzema como referencia arriba. Lo habitual en el Barça del tiki-taka era que los azulgranas tuvieran más posesión que el equipo banco, pero en los últimos compromisos en el Camp Nou, la mayor posesión ha estado del lado madridista, obligando al Barça a replegarse cercano a su portería y defender de una forma a la que no estaba muy acostumbrado.

Ataque

Ansu Fati, Coutinho y Messi parecen tener asegurada la presencia en el once, mientras que para la cuarta plaza hay 4 candidatos: Dembélé, Trincao, Pedri y Griezmann, que cuestionado de nuevo su rendimiento en Getafe podría quedar fuera de los elegidos, aunque el hecho de no jugar ni un solo minuto ante el Ferencvaros podría indicar que estará desde el inicio. Ansu está aliado con el gol y es el más listo de la clase. Coutinho ha mejorado en actitud y en protagonismo siendo mucho más regular y continuo en sus apariciones. Messi, sin estar en su mejor momento sobre todo en el plano goleador, en jugadas es vital y sigue intimidando a los rivales. Si el cuarto hombre es Dembélé, que hizo  buenos minutos en Champions, Koeman buscará velocidad, desequilibrio y un poco de caos, lo mismo que con Trincao pero con más orden, pero que estuvo bien también; más talento y visión de juego para el último pase y para generar juego cerca del área con Pedri, y finalmente mayor trabajo, desmarque y ver si recupera el gol con Griezmann.

En el Madrid, vista la alineación de Champions, lo normal sería sacar a Benzema y Vinicius, que fueron suplentes. Benzema es seguro que sea la referencia arriba, y Vinicius que marcó cuando salió y que también lo hizo en el clásico del año pasado en el Bernabéu seria su acompañante. Si opta por el 4-3-3, entonces debería ser Asensio el tercer delantero, pero dudo mucho que sea esa su apuesta. Me decanto más por los cuatro centrocampistas y tampoco descartaría totalmente que apostase por cinco, aunque ese quinto fuese más atacante.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil