El Barça de los 70 partidos

OPINIÓN

Todos son muy grandes, sí. Enormes. No quiero hablar de todos esos jugadores alemanes que parecen armarios o los que son más livianos. No. Tampoco de esos ingleses, que se creyeron (debe ser cierto, sí) que inventaron el fútbol pero que se han olvidado de jugarlo.

Ya no digamos esos chicos holandeses, siempre los más `cool¿ de todos, cómo no, con sus primeras camisetas ajustadas, ceñiditas, pero que, de tanto tiqui-taca, ya no meten miedo a nadie y se pasan el día haciendo posturitas y peleándose en el vestuario.

O esos portugueses, que, por fin, de la mano de Jorge Mendes o de José Moruinho, perdón, perdón, del seleccionador Paulo Bento, han encontrado un gran equipo en el que Cristiano Ronaldo se ha convertido, tal vez para desgracia de ellos, en algo más que un capitán. Ni siquiera pienso dudar, ¡por Dioss!, ni mucho menos, de esa Italia resplandeciente, pletórica, que ha dejado atrás a Gennaro Gattuso (y su fútbol) para abrazar todo el fútbol que surge de las botas y mente de ese privilegiado Andrea Pirlo, que tanto nos recuerda a los nuestros.

Los nuestros, eso, escribamos de los nuestros. ¿Quiénes son los nuestros? Los de todos. Pero, muy especialmente, esos que han creado, animado, parido el centro de la selección española de fútbol, la misma que ha conquistado los dos grandes títulos seguidos (y van por el tercero), con un fútbol tan vistoso como posesivo, `made in La Masia¿.

Cierto, con retoques de enorme calidad procedentes del centro, del Real Madrid, que protegen esa portería a la que le han metido un gol en no sé cuantos partidos de `play off¿ de las dos Eurocopas y el Mundial.

El tuétano de España, procedente de la cantera azulgrana, establecerá hoy o podría, lo que será, lo que debería ser una marca sin precedentes. Los chicos aún de Pep Guardiola, pues faltan unos días para que los herede Tito Vilanova (aunque también son de él, como los 14 títulos), jugarán hoy el que será su partido nº 70 de la temporada 2011-2012, lo que significa ¿verdad? una auténtica barbaridad.

Cierto, eso no quiere decir, ni mucho menos, que Valdés, Piqué, Xavi, Iniesta, Pedrito, Busquets¿ acabarán el año con 70 partidos en sus piernas. Pero podrían o hubiesen podido, ya que el Barça de Guardiola solo ha dejado de jugar este año un partido, la final de la Champions. Los demás, todos los demás partidos que podía jugar (incluído Mundialito de Japón y toda la Eurocopa), los ha jugado: 70.

Lo digo para que cuando contamos que Xavi, pese a los 13 kilómetros que recorre en cada partido, no está fresco, o Busquets no llega al corte, o a Iniesta de mi vida “se le nota menos fresco”, pensemos lo que decimos, pues llevan, en sus piernas, 70 partidos. No los defiendo. Informo. Una pasada, vamos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil