Aubameyang puede ser un buen negocio

Aubameyang puede ser un buen negocio

Lluís Mascaró
Xavi quiere que siga Aubameyang
Xavi quiere que siga Aubameyang | sport

Vender a Aubameyang sería un buen negocio para el Barça. El delantero gabonés llegó gratis en el mercado de invierno y cobrando una cantidad simbólica para que se pudiera encajar su ficha dentro del límite salarial. Ahora, el Chelsea parece dispuesto a pagar alrededor de 30 millones de euros por el goleador blaugrana (marcó 13 tantos en 24 partidos), un futbolista que, por lógica, no será titular en el equipo de Xavi. Además, la nómina de Aubameyang se triplica esta temporada. Por lo tanto, desde el punto de vista estrictamente financiero, la salida del delantero comportaría un doble y elevado beneficio al Barça: ingreso adicional e inesperado y más ‘fair play’ para poder inscribir a Koundé y fichar a Marcos Alonso.

Deportivamente, Xavi pierde al suplente de Lewandowski, pero seguirá teniendo cinco delanteros (el crack polaco, Raphinha, Dembélé, Ansu y Ferran Torres) para tres posiciones, teniendo en cuenta que Memphis está en la recta final de su traspaso a la Juventus. Es lógico que el técnico se resista a perder a Aubameyang. El rendimiento que ofreció en los cinco meses que jugó en el Camp Nou fue excepcional: 0’5 tantos por encuentro. Pero en las actuales circunstancias, hay que priorizar. Y si el Chelsea, finalmente, presenta una suculenta oferta, el Barça no dudará en aceptar el traspaso.

Y es que, a pesar de haber activado cuatro palancas y haber ingresado más de 800 millones de euros por la venta y cesión de activos, el Barça sigue teniendo problemas con el límite salarial que impone LaLiga. Es imprescindible y urgente aligerar la nómina de la plantilla antes del 31 de agosto. Sobre todo si se quieren cerrar los tres fichajes que sigue reclamando Xavi: Marcos Alonso, un lateral derecho y Bernardo Silva. Aunque la opción del centrocampista del Manchester City está absolutamente condicionada al traspaso de Frenkie De Jong. La ‘operación salida’ está encallada desde hace semanas y la fecha límite cada vez está más cerca.

Por ese motivo, si se produce una oportunidad como la venta de Aubameyang, el club blaugrana intentará aprovecharla. El Barça ya ha asumido que deberá seguir regalando futbolistas (Umtiti, Braithwaite y Memphis, como ya hizo con Neto, Riqui Puig o Mingueza), porque es imposible sacar ni un solo euro por ellos. Únicamente De Jong, Dest y el mencionado Aubameyang pueden ayudar a recaudar un dinero que el club blaugrana necesita. En los fichajes ha mandado el fútbol. Y en las salidas se impone la economía.