Alexia Putellas habla sobre el FC Barcelona

Alexia Putellas, el símbolo del nuevo poder

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

Un total de 85.000 aficionados (y porque el aforo está limitado por los compromisos de la UEFA) han reservado una entrada para el Barça-Madrid de Champions del próximo 30 de marzo en el Camp Nou. Será el partido de fútbol femenino con más público de la historia. Y superará muchos de los encuentros que el equipo masculino ha disputado esta temporada en su estadio. El triplete logrado por las blaugranas la pasada campaña fue un éxito sin precedentes que ha impulsado la popularidad del fútbol femenino a cotas inimaginables. La audiencia se ha disparado y los medios de comunicación nos hemos visto obligados a corregir nuestros errores y dar protagonismo a las nuevas estrellas. El Barça ha visualizado una realidad: el fútbol femenino interesa y mucho, especialmente a las nuevas generaciones, tanto de mujeres como de hombres. El fútbol femenino, de hecho, ha saltado la compleja barrera de la invisibilidad para convertirse en un nuevo fenómeno de masas. Que tiene como principal imagen a la catalana Alexia Putellas.

La capitana del equipo blaugrana ha acaparado este año todos los grandes premios individuales, confirmando su condición de mejor jugadora del mundo: MVP de la Champions, Balón de Oro, Globe Soccer Award y, ayer, The Best. Un poker de reconocimientos internacionales que solo vienen a certificar el talento y el compromiso de la centrocampista de Mollet. El galardón otorgado ayer (de forma telemática) por la FIFA tiene, además, el valor añadido de haber sido votado por las propias profesionales del fútbol (capitanas de selecciones y seleccionadores). Putellas es, sin duda, el símbolo de un Barça campeón de Copa, Liga y Champions. El símbolo del nuevo poder femenino.

Nadie discute, pues, que Alexia Putellas sea la número 1 del planeta. Como nadie debería discutir que Messi es el mejor futbolista del mundo y de la historia… Pero el crack argentino ya no genera tanta unanimidad como en aquellos tiempos (siempre vestido de blaugrana) en los que arrasaba en todas las galas. Messi es mejor futbolista que Lewandowski. Y la pasada campaña ganó la Copa América con Argentina (además de la Copa del Rey con el Barça). Pero el hecho de que el goleador polaco se quedara sin el Balón de Oro (Messi ganó, justamente, su séptimo trofeo) ha hecho que se le votara para el The Best como consolación. Un error. Y una injusticia. Porque Messi, aunque les siga pesando a muchos, todavía es el mejor.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil