Adama para entender al mejor Dembélé

Adama para entender al mejor Dembélé

Dídac Peyret
Dembélé
Dembélé | sport

Adama no solo ha supuesto una alternativa, también la opción de gestionar mejor la carga interna y externa de Ousmane

El Barça está disfrutado de la versión más madura de Dembélé. Una mejora que se basa en dos aspectos: un compromiso defensivo inédito hasta ahora y un juego más focalizado. Las dos cosas son consecuencia de la evolución del equipo y el interés del francés. Xavi le ha dado un salto táctico al Barça con una estructura que juega a favor de sus jugadores.

Dembélé defiende mejor, porque todo el equipo participa del trabajo defensivo. Dembélé ataca mejor, porque sus tareas son más concretas. Xavi quiere que haga funciones de extremo clásico. Abrir el campo, desborde y centro. Una zona que, además, hace que sus pérdidas castiguen menos al equipo que cuando se mete por el carril central.

Pero, toda esta mejora, no habría sido posible si no le hubiera acompañado el físico. Dembélé ha podido ir creciendo sin prisas, jugando en ocasiones un solo partido por semana, gracias a la llegada de Adama.

Xavi está pudiendo rotar en una posición sensible con dos futbolistas que le ofrecen cosas parecidas. Velocidad, desequilibrio y abrir el campo. Un contexto ideal para evitar el estrés del futbolista.

Lo decía hace unos días Juanjo Brau en una entrevista al programa 'Tot Costa': Se habla mucho del físico y menos de la fatiga mental. Los servicios médicos pueden controlar la carga externa del futbolista pero no la interna. Brau recordaba como Ansu Fati no pudo dormir el día antes de debutar y como esos factores 'invisibles' aumentan el riesgo de lesión.

La llegada de Adama no solo ha supuesto una alternativa más para Xavi, también la posibilidad de gestionar mejor la carga interna y externa de Ousmane. En la misma entrevista Brau también daba dos argumentos más para ser optimista con el francés. El primero, recordando el caso de Ronaldinho.

"Un día Ronaldinho me dijo: 'Juanjo yo de joven me lesionaba mucho los isquios y un día dejé de lesionarme'. Esta frase la recuerdo muchas veces, porque siempre me ha la dado la sensación de que la estructura muscular de algunos jugadores ha necesitado una adapatción para sus prestaciones físicas. Un tiempo para que esta carrocería fuera compatible con el motor. Una adaptación muscular que, cuando se logra, se acaban las lesiones".

El exfisioterapeuta de los servicios médicos del FC Barcelona cree que Dembélé puede ser un caso parecido al de Ronaldinho o incluso Messi, que tuvieron muchos problemas musculares en sus inicios en la élite.

Brau insistió que las lesiones musculares son multifactoriales, pero siempre con una máxima. "Al futbolista lo lesiona el fútbol. No lo lesionan ni los fisios ni los servicios médicos. Para minimizar el riesgo de lesión un futbolista tiene que estar bien entrenando y dejarse entrenar". Un aspecto que parece bien cubierto con el entrenador actual. Dembélé ha encontrado en Xavi alguien capaz de crearle un ecosistema para dar el gran salto de su carrera.