Rafa Nadal, un título que lo cambia todo

Rafa Nadal, un título que lo cambia todo

Rafa Nadal posa con el trofeo el día después de ganar el título del Open de Australia
Rafa Nadal posa con el trofeo el día después de ganar el título del Open de Australia | sport

Haber conseguido un nuevo Grand Slam cuando casi lo daba todo por perdido es un nuevo punto de inflexión

Tras las buenas sensaciones en Melbourne podría replantearse el calendario de este 2022

Rafa Nadal logró algo increíble. Solo él sabe lo que sufrió los últimos meses a causa de las lesiones y el covid que no le permitían entrenar y preparase de cara a la nueva temporada. Tan negro lo vio todo que incluso se planteó la retirada. Era la manera de dejar por fin de sufrir y de machacar su cuerpo. Pero había algo que le decía que debía esperar un poco más, que quizás las cosas se solucionarían. Y así fue. Poco a poco mejoró, se sentía competitivo entrenando y llegó la prueba de fuego, el Open de Australia. Y ganó.

¿Qué supone esto para Nadal? al margen de los 2,8 millones de euros del premio y convertirse en el tenista con más Grand Slams de la historia con 21 y el reconocimiento de todo el mundo, esta nueva corona le abre un mundo y unas perspectivas que jamás hubiera imaginado.

Tras competir todo el torneo a un gran nivel y ganar una final épica remontando dos sets en contra ante el número dos del mundo, Daniil Medvedev, Nadal ha entendido que sigue siendo competitivo. Las sensaciones fueron buenas, lo dejó todo en la pista, le volvió a correr la bola, las piernas respondieron y su cabeza privilegiada sigue sin mostrar fisuras en los momentos más complicados de un partido.

Pasar de una posible retirada a ganar un Grand Slam en tan poco tiempo es un fenómeno agitador mentalmente. Rafa ya ha dicho en más de una ocasión que no puede reducir más el calendario si quiere seguir sintiéndose tenista. Pero ¿podría ampliarlo y con ello, agrandar más un palmarés envidiable?.

Descanso y meditar el calendario

De momento Rafa lo que quiere es saborear todo lo ocurrido estas dos semanas en Melbourne y celebrarlo con la familia y los amigos que no pudieron desplazarse a Australia por las restricciones a causa del coronavirus.  

Pero en la entrevista concedida al diario AS, Nadal explicaba lo importante que es pasar horas en la pista: “Cuando uno lleva muchos meses sin competir todas esas cosas que a veces ocurren de manera más natural y rápida, luego no vienen así. Necesitaba pasar horas en pista y competir para tener la capacidad de análisis rápida y la toma de decisiones adecuadas”, asegura en el análisis de lo ocurrido en la final.

Así, tras unos días de descanso Rafa jugará seguro el Masters 1000 de Indian Wells (del 14 al 20 de marzo) y probablemente esté en el ATP 500 de Acapulco (del 21 al 26 de febrero). Valorará a su debido momento si disputa también el Masters 1000 de Miami del 28 de marzo al 10 de abril) lo que está asegurada es la temporada de tierra (Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma le esperan) donde sin duda buscará su 14º título en Roland Garros. Nadal debe cuidarse y no abusar del calendario, pero sentirse de nuevo campeón de un Grand Slam podría ser un punto de partida para plantearse más torneos esta temporada. 

No le preocupa el ranking

Pero si Nadal juega más torneos será para sentirse tenista, no le preocupa el ranking, a estas alturas ello ha pasado a ser secundario. De momento Rafa seguirá siendo la quinta raqueta del mundo aunque es cierto que recorta grandes diferencias respecto a sus antecesores pues solo le separan 295 puntos de Stefanos Tsitsipas, cuarto, y 905 de Alexander Zverev, tercero. Aunque lógicamente estos jóvenes jugadores tienen el calendario lleno de torneos donde pueden sumar antes de disputar Indian Wells, donde podría jugar su próximo torneo el tenista mallorquín si no decide jugar antes en Acapulco.  

Si bien es cierto que es algo de lo que no está pendiente, también lo es que estar en lo más alto posible de la lista ATP supone, sobre el papel, cuadros más benévolos en las grandes competiciones. De ahí que siempre sea interesante ser el número 1 o 2 del ranking.

Se quedó ‘colgado’ en Melbourne

 Rafa Nadal y todo su equipo se quedaron un día más de lo previsto en Australia puesto que el vuelo que tenían previsto para volver a España y después trasladarse a su Mallorca natal quedó cancelado por la compañía. Todos los viajeros fueron trasladados a un hotel y en teoría hoy volarán de regreso a casa. Un pequeño traspiés para el tenista mallorquín que está deseando regresar a casa para poder celebrar el título de campeón del Open de Australia con los amigos y la familia que no pudieron desplazarse a Melbourne debido a las restricciones a causa de la pandemia del coronavirus o por motivos personales. Las celebraciones tendrán pues que esperar, como mínimo, 24 horas más.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil