La confesión más desoladora de Rafa Nadal

El tenista mallorquín vuelve a hablar de su lesión crónica en el pie

Asegura que seguirá jugando con dolor el resto de su carrera deportiva

Nadal está encontrando buenas sensaciones en Australia pese a su lesión en el pie
Nadal está encontrando buenas sensaciones en Australia pese a su lesión en el pie | AFP

Rafa Nadal tiene una lesión crónica en el escafoides de su pie izquierdo desde 2005 que le impide jugar al 100% porque el dolor es crónico. Tiene épocas mejores y peores, pero la lesión está siempre ahí presente y recordándole al tenista mallorquín que no le dejará vivir en paz hasta que no deje de ser tenista. Esta lesión es un hecho con el que Rafa ha aprendido a convivir pero no por ello deja de ser un problema. Un problema que le impidió jugar durante seis meses la pasada temporada pero que parece dispuesta a remitir ese inicio de año.

"Tengo el escafoides partido por la mitad, es un problema si solución. Es algo que no va a estar olvidado por el resto de mi vida, otra cosa es que pueda competir con más o menos garantías", aseguró el jugador tras clasificarse para la tercera ronda en el Open de Australia después de vencer al alemán Yannick Hanfmann por un contundente 6-2, 6-3 y 6-4.

Nadal reconoció que le falta competición para poder valorar en qué punto se encuentra en estos momentos: "Lo que llevo de temporada es poco bagaje para tener una conclusión clara. No creo que las condiciones para el resto de mi carrera vayan a ser perfectas. Hay que encarar el futuro con positivismo y con garantías deportivas", explicó en rueda de prensa donde se mostró optimista pese a todo: "Lo que me hace ver el vaso medio lleno es que estoy competitivo a nivel físico, sobre todo después de un título y cinco partidos ganados".

"No voy a jugar sin tener opciones a absolutamente nada"

Si algo tiene claro Rafa es que no va a arrastrarse por las pistas: "No voy a jugar sin tener opciones a absolutamente nada. El sufrimiento con opciones siempre vale la pena. El sufrimiento sin opciones ni de disfrutar ni de conseguir los objetivos pierde el sentido. Juego porque me hace feliz y porque me motivan los retos".

Insistiendo en este aspecto, el manacorí explicó que "si el dolor va a superar todo lo demás, si te quita la ilusión y la posibilidad de conseguir tus objetivos, entonces es momento de pensar en otras cosas. Ahora mismo no estoy en esa línea. Estoy volviendo con muchísima ilusión después de muchos meses sin competir", dijo ante los medios.

La serenidad de Nadal ante las piedras que se va encontrando en el camino quedó clara cuando confesó que "uno tiene que estar preparado para cualquier situación, aunque intento pensar siempre que las cosas van a ir a mejor".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil