Aslán Karátsev, el León del Cáucaso

El ruso ha alcanzado en su debut la semifinal de un grande partiendo desde la previa, hito inédito desde 1968

En 2019 emigró a Bielorrusia y a las órdenes del técnico Yegor Yatsiuk su tenis al fin floreció

Karatsev se impuso a Dimitrov
| AFP

EFE

Tiene nombre de león, Aslán, como el personaje de "Las Crónicas de Narnia", y apellido de guerrero del Cáucaso, Karátsev. El desconocido tenista ruso se ha convertido en la sensación del Abierto de Australia al alcanzar contra todo pronóstico las semifinales.

No se había visto nada igual en más de medio siglo. Y es que Aslán Karátsev es el primer tenista desde 1968 en alcanzar en su debut las semifinales de un grande partiendo de la fase de clasificación.

KARÁTSEV, UN TROTAMUNDOS

Todo el mundo se pregunta quién es ese tenista que se agarra a la pista como el mismísimo Nadal y saca regularmente por encima de los 200 kilómetros por hora. Nació el 4 de septiembre de 1993 en Vladikavkaz, capital de la república de Osetia del Norte, en pleno Cáucaso norte ruso, una tierra de luchadores y futbolistas, pero no de tenistas.

Emigró en 1997 con su familia a Israel, ya que su abuela por parte de madre era judía. En Israel se proclamó campeón nacional a los 12 años, pero tuvo que regresar a Rusia en 2007 debido a la falta de dinero, una maldición que le ha perseguido durante casi toda su carrera.

Karátsev debutó en un torneo de la ATP en San Petersburgo (2013), donde cayó en la primera ronda ante su compatriota Mijaíl Youzhni. Ante la falta de resultados, y después de probar con diferentes técnicos en España y Alemania, emigró en 2019 a Bielorrusia, decisión que cambió su vida para siempre. Y es que a las órdenes del técnico bielorruso Yegor Yatsiuk es cuando Karátsev se encontró a sí mismo y logró asombrar al mundo.

VOLUNTAD DE HIERRO

La respuesta a su meteórica progresión la tiene el zar del tenis ruso, Shamil Tarpíschev. "A Aslán hay que alabarlo por cómo ha jugado después de superar todos los cataclismos posibles", dijo al diario "Sport Express".

Tarpíschev, capitán del equipo de Copa Davis y presidente de la federación rusa, recuerda que lo tuvo a sus órdenes en 2016 en la eliminatoria contra Holanda. "Después sufrió una serie de lesiones y tuvo problemas financieros. Pero Aslán siempre se ha caracterizado por ser introvertido, obstinado y un gran trabajador", señala.

Recuerda que justo antes de Australia, Karátsev ganó varios Challenger, que le dieron la confianza necesaria para no tener miedo a nadie en Melbourne. "Pero aquí, por supuesto, ha explotado. Su estado físico y su sistema nervioso son fantásticos", señaló.

LA CUARENTENA, UNA BENDICIÓN

Su antiguo entrenador, Alexandr Kuprin, cree que su pupilo durante siete años debía haber explotado antes, pero que ahora, coincidiendo con el obligado parón del coronavirus, le ha llegado su momento de gloria.

"Pasó tres meses con su padre en Vladikavkaz. Y después se fue a EEUU, donde jugó una veintena de partidos, cogió la forma y la ha mantenido hasta ahora", señaló. En su opinión, la cuarentena por la covid-19 le vino muy bien, ya que pudo prepararse mejor sin la presión de la falta de resultados que le maniataba.

"Efectivamente, resultó que estaba mejor preparado físicamente que muchos de sus rivales", precisó. El propio Karátsev admitió que después de no lograr entrar entre los cien primeros en la ATP la pasada temporada, decidió "empezar de cero" en 2021.

DUPLICA SUS GANANCIAS EN DOS SEMANAS

Las semifinales de Australia le cambiarán la vida para siempre. En unos pocos días ha ganado más dinero (662.000 dólares) que en diez años de carrera profesional (618.000). Además, ha cumplido su sueño de meterse entre los cien primeros. Ha ascendido en Melbourne al puesto 42, lo que le permitirá evitar la ronda previa en los próximos torneos.

Karátsev se enfrentará en semifinales al número uno, Novak Djokovic, que derrotó en cuatro sets al alemán Alexandr Zvérev. "Le viene mejor jugar contra Djókovich en las semifinales. Podrá poner en práctica su estilo de juego y no estar pendiente solo del marcador", dijo Tarpíschev.

Desde 2010 Daniil Medvédev ha sido el único ruso capaz de alcanzar las semifinales de un grande y en ambos casos en el Abierto de EEUU (2019 y 2020). "No es el favorito. Estoy seguro de que Aslán jugará absolutamente liberado y demostrará de todo lo que es capaz", opinó Yevgueni Káfelnikov, que ganó el Abierto de Australia en 1999.

La prensa rusa sueña con la repetición del cuento de hadas del croata Goran Ivanisevic, que venía aún de más atrás que el ruso en la clasificación (125) y ganó Wimbledom en 2001 después de haber sido invitado (wild card).

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil