Heliesquí, el placer de esquiar sin límites

Grandvalira ofrece varias opciones para los amantes del freeride

El helicóptero sube hasta las cimas de las montañas para después bajar esquiando por zonas fuera pista
| Grandvalira

Los amantes de la nieve polvo tienen en Grandvalira una experiencia que no pueden dejar escapar: el heliesquí. Como indica su nombre, esta actividad consiste en subir en helicóptero hasta las cimas de las montañas para después bajar esquiando por zonas fuera pista.

Sport.es

Se trata de una actividad de unas tres horas en total durante las cuales los usuarios pueden realizar entre 2 y 6 bajadas de unos mil metros de desnivel cada una. En Grandvalira, esta actividad se realiza en la Coma de Ransol y la Vall d’Incles, con rutas que permiten disfrutar del Pic de Ransol, el Bony de l’Estany Mort, el Pic de la Coma de Varilles o el Estany de l’Isla, entre muchos otros espectaculares parajes.

Para llevar a cabo esta experiencia, el equipo del Grandvalira Adventure Center realiza un briefing previo en el que se prepara a los esquiadores en temas de seguridad, como la utilización del DVA (Detector de Víctimas de Aludes), y de comportamiento para entrar y salir del helicóptero. Para la actividad, un guía acompaña a un grupo de 4 personas, siendo el máximo 3 grupos de 4 esquiadores. A primera hora de la mañana, el guía queda con ellos en L’Abarset, desde donde son transportados en furgoneta hasta el fondo de la Vall de Ransol, donde les recoge el helicóptero.

El nivel mínimo para poder practicar el heliesquí es el de pista negra y “recomendamos el uso de esquís anchos, de mínimo 100 milímetros de patín”, explica Toni Rodríguez, director de la Escuela de Esquí y Snowboard de Grandvalira. “Una persona que esquía en pista negra y lleva esquís anchos es capaz de bajar fuera pistas por cualquier sitio”, añade Rodríguez.

El heliesquí permite vivir una experiencia que normalmente no es fácil de realizar, como es el vuelo en helicóptero. Además, supone entrar en contacto con la naturaleza y el entorno en lugares a menudo inaccesibles e insólitos, lo que proporciona esa sensación de libertad que buscan los amantes de la nieve y la adrenalina.

Grandvalira ofrece una variante del heliesquí: el helitouring. Esta otra propuesta se basa en el mismo formato del helicóptero, pero, en esta ocasión, en la segunda bajada los esquiadores se quedan con el guía para practicar esquí de montaña en la zona en la que el helicóptero les ha dejado.

Tanto el heliesquí como el helitouring son la experiencia perfecta para aquellos que buscan la nieve polvo y esquiar más allá de los límites de las pistas.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil