Eguibar se proclama campeón mundial a un año de los Juegos Olímpicos de Pekín

El favorito, Hämmerle, quedó relegado a la segunda plaza pese a las predicciones

Grondin, que dominó sus dos primeras mangas, terminó haciéndose con el bronce

Lucas Eguibar se entrena en Saas Fee
Lucas Eguibar se entrena en Saas Fee | EFE

El guipuzcoano Lucas Eguibar, ganador de la Copa del Mundo 2014-15, confirmó su condición de figura histórica del deporte invernal español al proclamarse este jueves campeón del mundo de boardercross de snowboard en Idre Fjäll (Suecia), a un año de la próxima cita olímpica, la de los Juegos de Pekín 2022.

'Luki', ganador de la Copa del Mundo 2014-15 y que el martes festejó su 27 cumpleaños con un tercer puesto en la clasificación, había sido doble medallista de plata -individual y por equipos- en los Mundiales de Sierra Nevada, en 2017. Hace dos, en Solitude (EEUU) se marchó con el agridulce sabor de llegar a la Gran Final y acabar cuarto. Y este jueves, a pesar de hacer reconocido a Efe durante la víspera que "firmaba" un bronce, logró el mayor éxito deportivo de su hasta hora sobresaliente carrera deportiva.

El donostiarra ganó el oro mundial en la gélida Ider Fjäll, donde relegó al segundo puesto al gran favorito, el austriaco Alessandro Hämmerle, primero en todas sus bajadas previas. El canadiense Eliot Grondin, que también dominó sus dos primeras mangas, pasó a la final tras acabar segundo la 'semi', y cruzó meta de nuevo por detrás del 'rider' de Vorarlberg, para capturar bronce.

El campeón donostiarra, cuatro veces victorioso en la Copa del Mundo -tres en Veysonnaz (Suiza) y otra el pasado mes de marzo, antes su afición y justo antes del confinamiento, en Sierra Nevada- no comenzó con buen pie esta temporada. No pasó del decimotercer puesto en las dos pruebas que abrieron la competición de la regularidad hace dos semanas en Valmalenco (Italia), donde sufrió una caída que le dañó un codo.

Pero Eguibar es duro. Y es un campeón resiliente. Este jueves se exhibió, ganando las rondas de octavos -en los que se quedó fuera de combate el estadounidense Mick Dierdorff, que defendía título- y cuartos.

En la semifinal cedió el primer puesto al austriaco Jakob Dusek, que fue el que esta vez se tuvo que conformar con el cuarto puesto final. Y en la Gran final supo jugar a la perfección sus bazas.

Lideró, cayó al tercer puesto y remontó; hasta rozar la invocación de la 'foto finish' para arrebatarle el oro a Hämmerle, el gran favorito, ganador de las dos últimas ediciones de la Copa del Mundo, y que había sido el primero en sus tres rondas previas.

El canadiense Grondin, de 19 años, dio por bueno el bronce poco después de que la británica Charlotte Banks se proclamase campeona del mundo sucediendo en el historial de la prueba a la checa Eva Samkova, tercera este jueves en una prueba en la que la italiana Michela Moioli -actual campeona olímpica- capturó la medalla de plata.

Eguibar flotaba de la alegría tras su gran victoria, a sólo un año de los Juegos de Pekín, en los que -tras haber capturado Diploma olímpico en Sochi'14 (Rusia)- intentará sacarse otra espina, la de la última cita, la de PyeongChang (Corea del Sur), donde ejerció de abanderado español; y, cuando aspiraba a todo, se cayó en pista tras chocar con el italiano Omar Visintin.

"No me lo creo aún, Ha sido una carrera dura, pero estoy contentísimo, ahora mismo", explicó, en conversación telefónica con Efe desde Suecia, el campeón guipuzcoano. "Las primeras mangas salí fuerte, las otras como que me calmaba. Y en las semifinales tenía las piernas que no podía casi ni andar, me tuvieron que ayudar a moverme", añadió.

"En una de las rondas he caído en un planito y me duele mucho la espalda. No sé cómo voy a estar mañana. Estoy reventado ahora mismo, pero estoy que ni me lo creo", comentó a Efe el flamante campeón mundial mientras esperaba a pasar el control antidopaje en Suecia.

"No sabía qué pensar al cruzar la meta, estaba soñando, en una nube. Llevo muchos años luchando por un resultado como éste, casi desde los Mundiales Sierra Nevada. Y no llegaba. Han sido cuatro años muy duros, pero al fin ha llegado. Estoy muy contento, no me lo puedo creer, es increíble", manifestó a Efe desde Idre Fjäll el flamante campeón del mundo de boardercross.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil