Brady agiganta su leyenda en la NFL

El quarterback de los Tampa Bay Buccaneers conquistó su séptimo anillo de campeón y ya tiene más títulos él solo que cualquier equipo de la liga

A sus 43 años, amenaza con otro campeonato el curso que viene. “Volveré”, dijo tras la Super Bowl

Tom Brady sigue batiendo récords en la Super Bowl | PERFORM

Alba López

No necesitaba ganar el domingo para certificar su condición de 'GOAT' (El Más Grande de Todos los Tiempos) de la NFL. Pero Tom Brady, a sus 43 años, ganó porque es lo que ha hecho durante toda su carrera: ganar, ganar y volver a ganar. Como Michael Jordan, como Usain Bolt, como Michael Phelps, como Muhammad Ali o como Leo Messi. Ese el sitio de Brady, el del Olimpo de los dioses del deporte. Y en él ocupa una de los lugares más destacados tras la conquista ante Kansas City Chiefs de su séptimo anillo de campeón. Un dato: ninguna franquicia de la NFL ha ganado más títulos que él. Los New England Patriots, su exequipo, y los Pittsburgh Steelers tienen seis campeonatos. Él solo, siete. De aurora boreal.

Y eso, que dudaron de sus condiciones cuando salió escogido en la posición 199 (el mayor robo de la historia) del draft del año 2000. Brady, sin embargo, nunca titubeó. Cuentan en los mentideros de la liga que se presentó a su jefe (Robert Kraft, el de las salsas) de la siguiente manera: "Buenos días, Señor Kraft. Mi nombre es Tom Brady. Soy el jugador elegido por su equipo en la sexta ronda y será la mejor decisión que esta franquicia haya tomado en su vida". Kraft, obviamente, se tomó el comentario a guasa. Pero al año siguiente Brady ganaría el primer trofeo Vince Lombardi para los Patriots y a partir de ahí se forjó una relación padre-hijo entre ambos. Junto a Bill Belichick, el fabuloso entrenador, construyeron una auténtica dinastía dentro de la liga (seis campeonatos en menos de 20 años y otras tres finales perdidas). Por el camino, tres MVP de la temporada para Brady (2007, 2010 y 2017), cuatro más de la Super Bowl (2001, 2003, 2014 y 2016) y multitud de récords rotos por el quarterback.

DE NEW ENGLAND A TAMPA

El amor, sin embargo, se rompió el verano pasado cansado Brady de que no le ficharan a los jugadores que quería y tomó la decisión de poner punto y final a su etapa en los Patriots para marcharse a jugar a Tampa, donde hace tres días volvió a tocar la gloria en la Super Bowl. Apenas unos meses le han bastado para convertir a un equipo de media tabla en uno ganador. Y sin Belichick a su lado, lo que eleva el reto a un nivel superior. Una gran defensa y dos viejos amigos (Rob Gronkowski y Antonio Brown) han sido suficientes para seguir agigantando su leyenda. El legado que deja, suceda lo que suceda ya en el futuro, es indeleble. 

Dicen que en la dieta orgánica con la que se alimenta está su secreto. También en el apoyo inquebrantable que le ha brindado siempre su mujer, la exmodelo Gisele Bündchen, para que siguiera jugando a su edad. Vayan ustedes a saber... Lo único cierto es que Brady parece tocado por una varita mágica y amenaza con seguir jugando hasta los 45 tacos. "Volveré el año que viene", dijo tras la conquista de su séptima Super Bowl. Y si lo dice Brady, habrá que creerle.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil