Sport.es Menú

LeBron James, el 'Rey' que anhela alcanzar el Olimpo

El alero reconoce que persigue el "fantasma" de Michael Jordan

Cuestionado desde siempre, con 32 años y 14 temporadas en la liga pocos se atreven a dudar de su grandeza

King James es un referente del deporte mundial
King James es un referente del deporte mundial | AFP

Hablar de NBA en las dos últimas décadas es hablar de LeBron James, uno de los jugadores más dominantes de la historia. Su físico, casi único e inigualable, reúne las características soñadas por cualquiera que practique el baloncesto: altura, agilidad, fuerza y capacidad de salto a partes iguales.

Pero 'El Elegido' es mucho más que eso. El jugador que derrochaba poderío físico a su llegada a la liga ha mutado en una máquina perfecta. Su visión y lectura de juego le permiten asistir mientras su inteligencia táctica le sirve para ser un defensor casi insuperable. Además anota. Y mucho. Como el que más.  

Su historia en la NBA es digna del más ilustre de los guionistas. Como buen largometraje, ha tenido de todo. El respeto y la admiración que hoy profesa el mundo del deporte por LeBron James está lejos del trato que recibió durante muchas temporadas. Su talante no le ayudó, sin duda. Ahora, a sus 32 años, buena parte de sus enemigos se han rendido ante su cambio de actitud y su evidente dominio sobre el parquet. Así ha sido la evolución de LeBron Raymone James: 

Orígenes

En el mismo hospital de Akron (Ohio) que Stephen Curry pero cuatro años antes, nació LeBron James (30 de diciembre de 1984). Hijo de una joven soltera de 16 años, jamás conoció a su padre. Cuando se enteró de que Gloria, madre de LeBron, estaba embarazada, la abandonó para siempre. El entrenador de fútbol americano de su instituto fue clave en la infancia de un joven que presentaba grandes condiciones para el deporte desde pequeño.  

Una estrella adolescente

Muy pronto, cuando todavía acudía al instituto, los focos se centraron en él. Shaquille O'neal, estrella por aquel entonces de la NBA, fue a verle jugar en directo y la televisión nacional retransmitió algunos de sus partidos. La expectación era máxima. Sus números y su superioridad sobre el resto de equipos era aplastante. Incluso antes de debutar en la NBA firmó un contrato que le vinculó durante siete años con Nike por 90 millones de dólares . Había nacido una estrella y algunos periodistas deportivos comenzaron a identificarle como 'El Elegido', un sobrenombre que, al igual que 'King James', le ha acompañado siempre. 

IMPACTO EN LA NBA

Había muchas esperanzas puestas en él y su aterrizaje en la mejor liga de baloncesto del mundo no decepcionóCleveland Cavaliers le eligió como número uno del Draft de 2003.  Pese a sus enormes guarismos, los dos primeros años no consiguió meter al equipo en Playoffs. Después de dos tentativas fallidas, a la tercera se subió al carro de la postemporada y aún no se ha bajado. En 2007 llevó a los Cavaliers a la gran final, pero los Spurs no dieron opción: 4-0 y el anillo debía esperar.

En 2010, después de tres intentos más sin éxito de lograr el campeonato, decidió marcharse a Miami Heat provocando un auténtico terremoto en su tierra natal.

Miami Heat 

Junto a Wade y Bosh, LeBron James formó un big three para acometer el desafío del anillo. Las cuatro temporadas que jugó en Florida alcanzó las finales de la NBA. La primera, eso sí, supuso una decepción y fue tomada casi como una maldición. Dirk Nowitzki y sus Mavericks le negaron la victoria.

Los dos años siguientes, en cambio, consiguió por fin el ansiado anillo. En 2012 contra Oklahoma y en 2013 contra San Antonio. En aquella etapa se le criticó duramente por formar un equipazo a su antojo que le acercara al título. 

Vuelta a casa

"En el noreste de Ohio nada llega regalado. Todo hay que ganárselo. Trabajas para lograr aquello que quieres. Estoy preparado para aceptar el reto. Vuelvo a casa".

Así terminó LeBron James la carta en la que comunicaba su decisión de volver a los Cavaliers. Una decisión con la que pretendía traer, por fin, un campeonato a la ciudad, algo que no sucedía desde que en 1964 los Browns, equipo de fútbol americano, ganaron la la NFL. 

El primer año las lesiones de Love e Irving dejaron a James solo ante unos Warriors desatados. No fue posible. La temporada pasada, sin embargo, los Cavs protagonizaron una de las gestas más grandes que se recuerdan. Remontaron un 3-1 sin ventaja de campo ante el mejor equipo de siempre en fase regular. LeBron James cumplía lo prometido con una actuación heroica culminada con un tapón para la historia. 

Entre tanto, 14 años en la NBA le han servido para romper récords históricos, reunir un saco de premios y colocar su nombre junto a los jugadores más destacados de la historia de este deporte. Estos son algunos de sus logros individuales más importantes:

  • MVP: 2009, 2010, 2012 y 2013.
  • MVP de las finales: 2012, 2013 y 2016.
  • Siete veces en el equipo del año de la NBA.
  • MVP del All Star: 2006 y 2008.
  • Segundo máximo anotador de la historia de los Palyoffs. 
  • Dos Oros Olímpicos.

A estos hitos hay que añadir un sinfín de récords estadísticos que numéricamente le sitúan en el Olimpo de la NBA. Y por si fuera poco, tiene edad y físico suficiente para que una pregunta por ahora impertinente empiece a cobrar sentido: ¿Michael Jordan o LeBron James?

Él ya lo reconoció: "Mi motivación es el fantasma que estoy persiguiendo. El fantasma que jugó en Chicago". Solo el tiempo dirá si logra atraparlo.  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil