Burbujas, ilusiones, engaños y fachadas en Florida

Las cifras de contagios por coronavirus en Florida han superado los 10,000 casos por día

La NBA, la MLS y la WWE forman parte del cartel deportivo de Orlando tras el parón

Orlando sigue blindado al Covid-19
Orlando sigue blindado al Covid-19 | sport

En el mes de marzo, cuando el mundo comenzó a frenar su ajetreo diario por causa de la pandemia, en varias partes del mundo se analizaron los parámetros para decidir cuáles deberían ser los primeros pasos a seguir para acercarnos hacia cierto nivel de normalidad.

Eso no ha pasado en Estados Unidos, mucho menos en la Florida, o como últimamente podría denominarse “El Mundo Al Revés”. Este estado, que solo ha sido una gran fachada, no es más que un pantano del Siglo XIX convertido en ciudades majestuosas y seductoras.

Muchas cosas se esconden detrás de los edificios que se combinan con los variados tonos de azul del mar y las diferentes tonalidades de piel producto de los baños de sol.

Hay realidades que quedan alejadas de la vista del turista como el índice de pobreza y la desigualdad económica. La Florida es uno de los peores estados en cuanto a la educación y a las oportunidades laborales se refiere. Cuando se agrega a esto el factor político, podríamos decir que no es más que una “republica bananera primermundista”.

Aunque en Miami se encuentran algunos de los barrios más ricos del país per capita, paradójicamente es una de las ciudades más pobres de Estados Unidos. Por otra parte, la Florida es uno de los destinos preferidos de muchas compañías por sus bajos impuestos y la posibilidad de conseguir trabajadores por salarios debajo del promedio salarial de Estados Unidos.

Los que viven en Miami o Tampa saben que la industria principal del área es el engaño, no el turismo. Se puede decir que el engaño es la “industria no oficial” del estado.

Desde Ponce de León buscando la Fuente de la Juventud a los piratas atacando y contrabandeando mercancía alrededor del Caribe; desde Al Capone y la prohibición de licor a la época de los 80 y el narcotráfico y más recientemente, los fraudes financieros en las viviendas que causaron en parte la crisis económica del 2008 en Estados Unidos. Todo esto marcó inexorablemente al estado.

Tampoco se nos puede olvidar que uno de los epicentros del FIFAGate fue la Florida, Miami para ser más específicos.

ORLANDO, EL CENTRO DE LOS FOCOS

Pero paremos de hablar de estos temas y enfoquémonos en el lugar donde los ojos del deporte mundial se fijarán en las próximas semanas: Orlando.

Esta ciudad, que está sufriendo mucho en la actualidad debido a la pandemia pues es uno de los lugares turísticos más visitados del mundo, fue creada también en base a la ilusión.

Orlando, que en los años 1830 no era más que un fortín creado para proteger a los nuevos habitantes de la zona, se convirtió un siglo después en el lugar donde se encuentra el parque de diversiones más famoso del mundo.

Comenzando este mes de julio, y pesar de ser actualmente uno de los epicentros de la pandemia a nivel mundial, esta ciudad será sede de tres eventos deportivos simultáneos de fútbol, baloncesto y lucha libre.

MLS, NBA Y WWE

La lucha libre ha estado presente en la ciudad desde el mes de abril. La MLS está a casi horas de comenzar el torneo “MLS is Back” celebrando el tan ansiado regreso del fútbol. Y la NBA reanudará a fin de mes.

Sin embargo, las cifras de coronavirus en la Florida han superado los 10,000 casos por día. Cabe notar que la población de este estado (approx. 22 millones) es menos de la mitad de España. En el momento en que se publicó esta nota tenía aproximadamente 90,000 casos menos que toda España.

En la última semana, los centros de cuidado intensivo han visto un incremento drástico en camas ocupadas y surge el temor de un posible colapso sanitario.

Existe una gran disonancia proveniente del gobernador del estado de la Florida, Ron De Santis que el fin de semana pasado dijo que la pandemia “está bien controlada” mientras que al mismo tiempo el Departamento de Salud de la Florida confirmaba casi 11,000 casos nuevos ese día.

El mismo gobernador, un aliado incondicional del presidente Donald Trump, a través de su Secretario de Educación requirió a las escuelas públicas de la Florida que abrieran normalmente el mes de agosto a como de lugar como una medida para activar aún más la economía.

De Santis se ha resistido desde el principio de manera, como podríamos decir... “Bolsonarista” contra las cifras que salen todos los días. Rehusa cerrar las playas del estado y tampoco quiere imponer el uso de tapabocas. Este último es un tema que se ha politizado hasta un extremo bizarro e irrealista y que ha fomentado el nacionalismo más aún dentro de los que apoyan la reelección del presidente este próximo noviembre.

En el mes de mayo, mientras estados como California y Nueva York prohibían eventos deportivos para evitar la propagación del virus, De Santis le extendía la mano a varias franquicias profesionales deportivas para que pudiesen instalarse en la Florida.

Un mes antes, causando gran controversia y con el fin de que la World Wrestling Entertainment (la WWE) pudiera grabar sus programas en vivo, declaraba que la lucha libre profesional era “una industria esencial”.

Más tarde se reportó que De Santis hizo esa concesión como un favor político a la propietaria de la WWE, Linda McMahon, quien hizo una importante donación para la campaña de reelección presidencial de Donald Trump dentro del estado.

En la última semana, la WWE ha reportado casos de COVID-19 en su complejo de entrenamiento en Orlando. La publicación World Wrestling Observer también informó que se le prohibió a un puñado de fanáticos usar tapabocas durante las grabaciones, aunque posteriormente esto fue negado rotundamente por la entidad.

La última solución del gobierno estadounidense fue decirle a un país con casi tres millones de casos que “hay que aprender a vivir con el coronavirus”.

En cuanto al mundo del deporte, la cantidad de casos confirmados combinando a la NBA, WWE y MLS está rápidamente acercándose a los 100.

El “MLS is Back” se complica. Hay equipos de la MLS que por esta misma razón han postergado su llegada a Orlando para jugar esta semana. El lunes FC Dallas fue retirado del torneo ya que 10 jugadores de su plantel dieron positivo por coronavirus.

Nashville SC confirmó nueve jugadores con resultados positivos y el equipo ya se encuentra dentro de la burbuja de Disney. ¿Qué pasará en esta situación?

La NBA también va por ese camino. Ahora hay varios jugadores que no quieren ir a Orlando por un sinfín de razones y comienzan a retirarse.

La realidad es que los de la MLS no tienen el mismo poder económico ni fuerza a nivel sindicato para tomar las mismas decisiones que los jugadores de la NBA.

Como dijo Jorge Valdano, “el fútbol se creyó importante, pero el virus les contó la verdad”. El gran problema fue que nadie le dijo a los estadounidenses. Ellos creían que eran la excepción a todas las reglas y creían que sus deportes eran importantes, y ahora mismo el coronavirus les están dando otro cachetazo de realidad.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil