La joven Ángela Martínez logra su segundo billete mundialista

La joven Ángela Martínez logra su segundo billete mundialista

Ángela Martínez, durante la competición
Ángela Martínez, durante la competición | Twitter
EFE

El granadino Carlos Garach, que sorprendió en el 1.500 el fin de semana, no tuvo éxito en los 800

Mireia Belmonte no consiguió el pase a la final de los 100 mariposa, al quedarse con un crono de 1:05.48

La joven nadadora ilicitana Ángela Martínez logró su segundo billete para los Mundiales de Budapest, tras imponerse este lunes en la final de los 1.500 de los Campeonatos de España que se disputan en la localidad malagueña de Torremolinos con un tiempo de 16:20.66 minutos.

Nueve segundos menos que la mínima requerida -16:29.57- para participar en una cita mundialista en la que Martínez, que cumplió 18 años el pasado mes de marzo, ya tenía asegurada su presencia en los 800 metros.

Dos billetes que confirman la constante progresión de la nadadora del Kzm Swimming, que ya sabe lo que es disputar una final en una gran competición internacional, tras ser sexta en los 1.500 en los Europeos de piscina corta disputados el pasado año en Kazán.

Una experiencia que ayudó a Ángela Martínez a saber gestionar el tramo inicial de una final en la que la ilicitana se vio sorprendida por el fuerte ritmo impuesto por Paula Otero, María de Valdés y la chilena Kristel Kobrich, que al paso por los 400 metros la aventajaban en más de dos segundos.

"La final ha empezado bastante rápida y me he asustado un poco, pero al final he podido remontar. He intentado administrar un poco y, sobre todo, ya no iba tan nerviosa y eso me ha beneficiado", explicó Martínez tras la prueba en declaraciones a Teledeporte.

Una estrategia que no pudo resultar más acertada ya que Ángela Martínez poco a poco fue enjugando su desventaja hasta situarse en la primera posición a falta de los últimos 500 metros de la prueba.

Diez últimos largos en los que la ilicitana no dejó de incrementar su ritmo hasta imponerse con un tiempo de 16:20.66 minutos, su mejor marca personal, que permitió a Martínez lograr su segundo billete para los Mundiales que se disputarán el próximo mes de junio en Budapest.

El mismo objetivo que buscaba otro de los nombres propios de estos campeonatos el granadino Carlos Garach, de tan sólo 17 años, que tras lograr el pasado sábado la clasificación en los 1.500 peleó este lunes por el billete en los 800 metros, aunque sin éxito.

Garach, que se impuso con un tiempo de 7:56.95 minutos, su mejor registro personal, se quedó a 3.84 segundos de la mínima -7:53.11- exigida para competir en la capital húngara.

Pero el trabajo del nadador del CN. Churriana, que firmó la cuarta mejor marca española de todos los tiempos, no se quedó sin premio ya que con su victoria Carlos Garach se aseguró su presencia en los Europeos que se celebrarán en el mes de agosto en Roma.

Una cita en la que ya tenía asegurada su participación Nico García, finalista en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, tras los 1:59.33 minutos que el nadador madrileño, de 19 años, firmó en las series matutinas de los 200 espalda.

Pero el objetivo de García, que esta temporada entrena y compite en Estados Unidos a la órdenes de Sergi López en la Universidad de Virginia Tech, era lograr la clasificación para los Mundiales de Budapest para lo cual el madrileño necesitaba nadar en menos de 1:58.07 en la gran final.

Un tiempo que parecía al alcance de Nico García que cuenta con un mejor registro personal notablemente inferior, los 1:56.35 minutos que firmó el pasado verano en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, estos no son los campeonatos de García que no sólo no logró la mínima, sino que se vio relegado a la tercera plaza en la gran final tras registrar un crono de 2:01:36 minutos. "Hemos realizado un gran cambio en estos últimos meses con la marcha a Estados Unidos y la adaptación me ha pasado un poco factura. Por las mañanas lo hecho bastante bien, pero no sé porqué razón me está costando más por las tardes", explicó García en declaraciones a Teledeporte.

Circunstancia que no desaprovechó Diego Mira para alzarse con el triunfo con un tiempo de 2:00.45 que selló la clasificación para los Europeos de Roma, al igual que África Zamorano, que se impuso en la final de los 200 espalda con una marca de 2:11.43.

Una final en la que la nadadora del Sant Andreu no pudo descolgar hasta los metros finales a la jovencísima Estella Tonrath, de tan sólo 15 años, que concluyó segunda con un crono de 2:14.10, en un nuevo ejemplo de la auténtica "revolución juvenil" que se está produciendo en estos Campeonatos de España.

Completaron la nómina de ganadores Alberto Lozano y Carla Hurtado, que se aseguraron un puesto en los Europeos, tras imponerse en las finales de los 100 mariposa. Una prueba en la que Mireia Belmonte ni tan siquiera logró un puesto en la final, tras firmar en las preliminares matutinas un tiempo de 1:05.48, casi cinco segundos más que el tiempo -1:00.39- que permitió a Carla Hurtado proclamarse campeona de España por la tarde.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil