Sport.es Menú

Jennifer Pareja: "Ya pensamos en volver a dar guerra"

Jennifer Pareja en Sport & Style
Jennifer Pareja en Sport & Style | sport

Acababan de perder ante Estados Unidos. Mazazo. Llegaban al Mundial de Kazán como campeonas. Eran las mejores con las mejores en sus filas. Bajaron la cabeza y lloraron muchas de rabia. Pero la levantaron a los diez minutos. Son Las Guerreras, las grandes luchadoras del waterpolo, las mujeres que han ganado tanto por fuerza, coraje y estrategia. Bajaron del podio para volver a la arena y a luchar como siempre. Su capitana, Jennifer Pareja, es el retrato robot de esta generación de deportistas que ha llevado al waterpolo femenino a lo más alto. Esta entrevista la construimos juntas en tres fases: en una tarde relajada en la playa de Gavà, mediante whatsapps durante el Mundial y un epílogo final, ayer mismo, con una Jenny de vacaciones y mucho más tranquila.

Carme Barceló

Viví el tsunami de la selección de Miki Oca de la mano de esta mujer especial, tozuda, divertida y muy auténtica. La he vivido campeona y perdedora. “Después del partido ante USA, el de cuartos, que era clave y te daba derecho a soñar -explica- y que perdimos, nuestro entrenador nos preguntó: ‘¿Este equipo es guerrero? Quiero oír vuestra respuesta’. Todas respondimos a gritos que sí y nos dijo: ‘Pues, entonces, vamos a seguir y a buscar la quinta plaza’. Y volvió a preguntarnos, incluyéndose él: ‘Somos guerreras, ¿verdad, chicas? ¡Vamos!”. Pone la piel de gallina escucharla y vivir, revivir, ese momento. “Una derrota duele y da rabia -reconoce Jennifer- porque hemos trabajado duro, hemos sacrificado mucho y nos hemos dejado la vida entrenando. Pero esto es el deporte. Toca levantarse y seguir. El próximo año hay citas muy importantes. Llegar es muy complicado pero manternerse, más aún. Llevábamos tres años arriba, así que hay que valorarlo aún más”.

Habla con la rabia de quien no soporta perder y con la profesionalidad quien sabe que se enfrenta a rivales tan fuertes como él. Pareja reivindica la igualdad: “Tenemos un Preolímpico muy complicado y en waterpolo femenino solo hay ocho plazas por doce del masculino. No se entiende pero es así. Será un año duro pero ilusionante”.

Tras este Mundial difícil necesitaba desconectar. “Quería estar con mi familia -explica- y pasar las horas muertas con mi sobrina Ariadna. He estado en Jaén, en las fiestas, y ahora nos vamos con Laura (Ester) y Mati (Ortiz) a Estados Unidos de vacaciones”. El país que las apeó del podio las recibe ahora. Queda atrás Kazán y “los millones de mosquitos que nos acompañaron esas semanas”. Tras una derrota dura “lo mejor es desconectar del todo... Pero ya pienso en volver a dar guerra”. Gen guerrero. Siempre. 

NO TE PIERDAS EL SPORT&STYLE COMPLETO DE ESTA SEMANA.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil