Sport.es Menú

Cinco medallas, buen balance para España en los Europeos

Tres en natación sincronizada y dos en carreras, botín para un equipo joven y con futuro

Las ausencias de Mireia Belmonte y Ona Carbonell dejaron el liderazgo en manos de Jessica Vall

Jessica Vall, sonrisa de plata en los 200 metros braza
Jessica Vall, sonrisa de plata en los 200 metros braza. | EFE

No se presentaban sencillos a priori los Europeos de Natación para el equipo español, lastrado por las ausencias de dos líderes natas como son Mireia Belmonte, ausente por un problema de vértigos, y Ona Carbonell, también con recetado descanso tras unas temporadas tan exigentes como exitosas. 

César Ger Aznar

Al final, cinco medallas, cuatro bronces y una plata para la veterana Jessica Vall en los 200 braza, se pueden catalogar de buen resultado para una expedición muy joven, en especial en lo referente a la natación artística, donde se ha recortado la distancia respecto a Italia, tradicional adversario para las medallas con las omnipotentes rusas y sus escuderas ucranianas por delante. Tres metales españoles para la danza acuática.

Pareja de oro

Dos de las medallas llegaron de la mano del dúo mixto. La dupla de deportistas del Maresme formada por Berta Ferreras y Pau Ribes se llevó sendos bronces, en rutina técnica y en rutina libre mixta, lo que les consolida en la élite de una modalidad en crecimiento. El tercer metal para la natación artística llegó en la final del combinado libre, aprovechando España la ausencia de las rusas para sumar un sabroso bronce. Gran botín para un combo jovencísimo, donde el relevo generacional parece más que asegurado. También brilló la jovencísima Iris Tió, cuarta en la final de solo libre a sus 15 años, así como la pareja Paula Ramírez-Sara Saldaña.

En la piscina de carreras, el nombre propio fue Jessica Vall. La bracista barcelonesa, a los 29 años de edad, demostró que atraviesa un estupendo momento de madurez deportiva con una fabulosa medalla de plata en los 200 metros braza, su prueba fetiche, complementada con un cuarto puesto en la final de 100. La ‘ranita’ no se baja del podio y un verano más demostró que es una competidora feroz

La segunda medalla española llegó de la mano de Joan Lluís Pons, una espléndida promesa balear que se hizo con un inesperado bronce en los 400 estilos. A sus 21 años, ‘Joanllu’  tiene mucho margen de mejora. Como lo atesora Hugo González, quien a sus 19 años se plantó en dos finales, maravilloso su cuarto lugar en los 200 estilos. Apenas 20 primaveras también tiene la catalana África Zamorano, presente en la final de 200 espalda. Nuevos talentos que aseguran el futuro de España en la piscina.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil