Vox cierra filas con su diputada tras los insultos a Montero: "Nos devuelve al foco y el PP se pone de perfil"

Vox cierra filas con su diputada tras los insultos a Montero: "Nos devuelve al foco y el PP se pone de perfil"

El diputado de Vox, Víctor Manuel Sánchez del Real.
| EP

Lejos de desautorizar a su diputada, Vox ordena un apoyo sin fisuras y mantener los ataques a la ministra de Igualdad | El partido de Abascal reconoce que no había una estrategia coordinada, pero que la tensión con el Gobierno les ha devuelto al foco

Los insultos de la diputada Carla Toscano, de Vox, a la ministra de Igualdad han acaparado la atención mediática de las últimas horas en el Congreso a pesar de que el pleno contiene debates tan importantes como los Presupuestos Generales, el impuesto a la banca y las energéticas y el primer paso para reformar el delito de sedición en el Código Penal. Casi 24 horas después de que saltara la polémica hay una conclusión unánime en las filas de Vox: vuelven a estar en el foco tras semanas difíciles para los de Santiago Abascal y se han erigido en la voz de la derecha frente a un PP que ha preferido ponerse de perfil.

Así lo explican fuentes de la dirección de Vox, reconociendo que no había una “estrategia coordinada y deliberada” del grupo parlamentario para pasar al ataque contra Irene Montero. La intervención de Toscano contaba con el visto bueno general de la dirección, pero los detalles corrieron de su cuenta. Las frases que desataron el malestar en el Congreso, con quejas insistentes desde las bancadas de los partidos del Gobierno, sus socios habituales e incluso otras formaciones de la oposición como Ciudadanos, fueron la de acusar a Montero de “libertadora de violadores” y “tener el único mérito académico de haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias”.

La tensión en la Cámara Alta subió a cotas máximas pero, lejos de desautorizar a su diputada o poner en duda que fuera un lenguaje apropiado para la tribuna del Congreso, en el pleno de este jueves varios dirigentes de Vox salieron en defensa total de Toscano. 

El más explícito fue Víctor Sánchez del Real, que reprochó al resto de parlamentarios “haber gritado a una mujer” (por su compañera de filas) que “no lloró” porque “una sola de Vox tiene más hombría, valentía y coraje que toda la Mesa del Congreso y todos los diputados zurdos”. La bancada ultra ovacionó a su parlamentario.

Aunque existen matices en los puntos de vista de algunos dirigentes, el cierre de filas es evidenteUna orden sin fisuras. Y a pesar de reconocer que no contaban con que la situación se desbordara de esta manera, pesos pesados de Vox encuentran una “oportunidad” en lo ocurrido. “Nos ha devuelto al foco. Hemos copado toda la atención”, aseguran. En realidad, diputados de otras formaciones avalan esa tesis: “No se habla de otra cosa. Con todo lo que estamos debatiendo y la que está cayendo. Han tapado hasta la sedición”, dicen tanto en PP como en PSOE. 

Y no solo eso, los populares cargan contra Vox por entender que “han resucitado políticamente” a Irene Montero estando en sus horas más bajas. “Más que al Gobierno la han beneficiado a ella en mitad de la crisis por la ley del sólo sí es sí”, lamentan. En realidad, algunos dirigentes del partido ultra también son conscientes de que Toscana le ha dado alas a la ministra de Igualdad, en un momento de debilidad dentro del Ejecutivo (por las dudas que suscita su ley y especialmente su reacción contra los jueces) y en la propia coalición de Unidas Podemos con Yolanda Díaz en frente. “Ayer volvió a nacer y se hizo grande”, resumía una diputada del PP.

Lo que ha quedado claro es que la diputada de Vox no dará un paso atrás. Este mismo jueves, mientras la polémica arreciaba, Toscano volvió a la carga: “Quisiera disculparme por mi intervención de ayer. Nadie debería poner en duda que la señora ministra tiene una excelente preparación. Se comprueba en su defensa de la pederastia, la excarcelación de violadores, el aumento de los ataques a mujeres y todos sus grandes éxitos”. El mensaje, un desafío en toda regla, alimentó todavía más el discurso de los ultras.

En el partido consideran que la carambola de los insultos les da dado un protagonismo que deben aprovechar, pero también alertaron dentro del grupo parlamentario que actuaciones de calado como la de Toscano pueden reventar la estrategia global si no hay acciones coordinadas.

Temas