Del plan de contingencia al semestre europeo: las ocho claves de un curso marcado por las urnas

Del plan de contingencia al semestre europeo: las ocho claves de un curso marcado por las urnas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la segunda jornada del debate sobre el estado de la nación, el pasado 13 de julio de 2022 en el Congreso.
| Epi_rc_es

Las vacaciones concluyen para el Ejecutivo el 23 de agosto, día en el que el presidente se prevé que emprenda viaje a Iberoamérica | A su vuelta, le espera la negociación de los Presupuestos, el impulso de la agenda legislativa, varias cumbres y, sobre todo, la carrera hacia el 28-M

El curso político que arranca prácticamente en unos días —no en septiembre, sino más bien a finales de agosto, aunque al ralentí— será mucho más largo de lo habitual. Casi un ‘non stop’ para Pedro Sánchez y su Gobierno. Ya lo advertían en la Moncloa antes del parón veraniego: el Ejecutivo (y el PSOE) se zambulliría en una espiral frenética en los próximos meses con la desembocadura final en diciembre de 2023, con las elecciones generales, si es que finalmente el presidente cumple su promesa de agotar la legislatura.

El líder socialista se ha propuesto "dar la vuelta a las encuestas" que, hoy por hoy, son favorables a Alberto Núñez Feijóo. En su Gabinete y en Ferraz creen que el año y pico que queda de mandato puede ser suficiente para invertir las tendencias, pero también son conscientes de que habrá que exprimir cada minuto y no ceder la iniciativa. Timón que en la Moncloa y en el partido sentían haber recobrado con el debate del estado de la nación del pasado julio, efecto enseguida eclipsado por la remodelación en la cúpula del PSOE precipitada por la dimisión de Adriana Lastra.

Las vacaciones oficiales del Ejecutivo concluyen el 23 de agosto. Y a partir de ahí su agenda volverá a acelerarse, con algunos hitos importantes, ya previstos, que son los siguientes.

Primer Consejo de Ministros tras las vacaciones y viaje a Colombia, Ecuador y Honduras

El 1 de agosto se celebró el último Consejo de Ministros antes de vacaciones. El siguiente tendrá lugar el martes 23, y a su término Pedro Sánchez emprenderá viaje hacia Iberoamérica. Visitará tres países latinoamericanos. Las paradas se harán en ColombiaEcuador y Honduras, en los que se entrevistará con los tres presidentes recientemente elegidos: el izquierdista Gustavo Petro, que tomó posesión del cargo el pasado 7 de agosto (en medio de una formidable política en España alimentada por Unidas Podemos), el conservador Guillermo Lasso —que lo hizo en mayo— y la progresista Xiomara Castro (en enero pasado).

Aún no están rematados todos los detalles de la gira, que en cierta medida remeda a la que protagonizó en 2018, al poco de llegar a la Moncloa: entonces, en cinco días, recorrió cuatro países (Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica). Petro es el primer presidente de izquierdas de la historia de Colombia, y Castro simboliza la vuelta al poder de la izquierda en Honduras después de 12 años. Lasso es un banquero y político conservador que persigue liderar la transición en Ecuador, país que, además, acogerá la cumbre iberoamericana de 2024. La de este año, 2022, estaba prevista para en noviembre en República Dominicana (pero puede posponerse), nación no incluida en el 'tour' veraniego de Sánchez de agosto, aunque sí la visitó en enero de 2019.

Negociación de los Presupuestos y de los impuestos a la banca y a las energéticas

A la vuelta de verano, será prioritario para la coalición negociar primero, entre los dos socios, el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2023, que ya cuenta con su techo de gasto aprobado por el Consejo de Ministros (198.221 millones de euros, una cifra récord y un 1,1% más respecto a los 196.142 millones del año pasado). Si se repiten los tiempos que marcó Sánchez en 2021, el acuerdo PSOE-Unidas Podemos debería estar listo para primeros de octubre, para luego remitirlo al Congreso a continuación y que quedasen aprobados por las dos Cámaras "en tiempo y forma", o sea, en diciembre.

La negociación correrá paralela a la de la proposición de ley que crea un gravamen para los bancos y otro para las energéticas, compromiso del presidente contraído en el debate de la nación. En ambos casos, el Gobierno tendrá que apoyarse en sus socios de investidura, y la duda es si estarán dispuestos a darle oxígeno en pleno año electoral. Sánchez hará valer que, en un contexto de máxima incertidumbre y con la guerra en Ucrania aún en marcha, unas nuevas cuentas son más necesarias que nunca.

La redacción del plan de contingencia

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya advirtió desde el primer momento de que el aprobado el 1 de agosto era solo el primer paquete de medidas de ahorro energético. Y aunque hizo ronda previa con los portavoces parlamentarios y las comunidades autónomas, no les adelantó detalles. El Gobierno, alegó, tuvo que moverse rápido para tener el decreto ley listo para el día 1, porque era cuando Bruselas encendía el contador.

Ribera trasladó a los gobiernos autonómicos el pasado lunes que tenían hasta el 31 de agosto para enviar a su departamento propuestas para el plan de contingencia que España, como el resto de Estados miembros, tiene que presentar a primeros de septiembre, y que incluirá, probablemente, medidas más severas que las que ya han entrado en vigor (entre ellas, la regulación de la temperatura interior de los locales a 27 grados en verano y 19 en invierno y el apagado de escaparates y edificios públicos desocupados a partir de las 22 horas). España tiene que lograr un ahorro de un 7% de su factura energética, y con el decreto ley actual espera recortar un buen trecho, entre el 4 y el 5%.

El Ejecutivo deberá apoyarse en sus socios para lograr la convalidación del texto en el Congreso a finales de agosto o en la primera semana de septiembre, dado que el PP se opone frontalmente a un decreto del que ha pedido reiteradamente la retirada. Ribera se niega a tocar una sola coma porque ya está en vigor, a falta del refrendo de la Cámara baja.

La pelea por la reforma del mercado eléctrico y el control de la inflación

En su comparecencia de balance del curso político, Sánchez adelantó que elevaría a Bruselas, en el arranque de curso, dos propuestas para controlar la inflación (del 10,8% en España en julio). Una, la reforma del sistema eléctrico, para desacoplar el precio del gas del mercado mayorista y otra, para establecer un tope máximo al precio de las emisiones de CO2. El Gobierno lleva un año instando a la Comisión Europea a que revise el funcionamiento del mercado, y de hecho Ursula von der Leyen se ha comprometido a presentar una fórmula con el inicio del curso político. El presidente está convencido de que sus argumentos, tras el estallido de la guerra de Ucrania y la amenaza de corte del gas ruso por Vladímir Putin, cobran más sentido y la UE se moverá.

Fuentes de Ferraz subrayan que Sánchez seguirá "trabajando en la independencia energética de España respecto del gas ruso" —supone el 10% del total, como refleja el último boletín estadístico del operador del sistema, Enagás— y también para que el país sea "clave en la UE para que otros países puedan desengancharse de Putin". Precisamente este jueves el canciller germano, Olaf Scholz, urgió a la construcción de un gasoducto desde España que abastezca Alemania. Fuentes del Gobierno valoraron positivamente la propuesta del socialdemócrata y recordaron que siempre ha mostrado su disponibilidad y ha defendido una mayor interconexión, para lo que es necesaria una mayor “implicación” de la Comisión y del Consejo Europeos.

La gran pesadilla del Ejecutivo es y seguirá siendo la inflación. El segundo paquete anticrisis, que se prolongará hasta el 31 de diciembre y con el que se pretende recortar el dato en 3,5 puntos, ya está en vigor y fue convalidado el mes pasado incluso con la abstención del PP y el sí de ERC, pero pesa la duda de si el Gobierno tendrá que aprobar un nuevo decreto si el alza de precios sigue descontrolada. La previsión que maneja es que en el otoño la inflación pueda moderarse. El Gobierno sí ha garantizado que las pensiones se actualizarán conforme al IPC, porque así lo marca la ley.

Impulso a la agenda legislativa, una nueva reunión de la mesa de diálogo y renovación del TC

En la legislatura quedan apenas dos periodos de sesiones en Congreso y Senado: de septiembre a diciembre —tiempo en el que tiene prioridad la tramitación de los Presupuestos— y de febrero a junio. Aún quedaría una pequeña ventana escoba de septiembre a mediados de octubre de 2023 en caso de que Sánchez apure al máximo su mandato. En cualquier caso, muy poco tiempo, y en el que será difícil tejer alianzas por el mayor distanciamiento que impondrán los socios.

El Gobierno, señalan fuentes de la cúpula socialista, quiere "continuar" con su agenda legislativa, intensa, procurando "crecimiento económico y la ampliación de derechos sociales". Ya está encarrilada la ley de memoria democrática o la ley del 'sí es sí' (falta el trámite en el Senado), pero está atascadas en el Congreso todavía la ley de vivienda y la derogación de la 'ley mordaza'. El Consejo de Ministros prevé enviar pronto a la Cámara baja la nueva norma de información clasificada (ahora se ha remitido a los órganos consultivos) y está pendiente la nueva regulación del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Ejecutivo y Govern, en la mesa de diálogo del pasado 27 de julio, se dieron de plazo hasta final de año para aprobar una reforma del delito de sedición. La Moncloa está dispuesta a homologar el tipo penal al de otras legislaciones europeas, pero no a suprimirlo. No concibe que sea posible un acuerdo con ERC porque cree, como verbalizó el ministro Miquel Iceta en una entrevista con este diario, que para una formación independentista es difícil de aceptar que exista un delito contra la Constitución. Las dos partes, no obstante, se comprometieron a seguir explorando la vía de la desjudicialización. Para antes de que acabe 2022 debería celebrarse una nueva cita de la mesa de diálogo, esta vez en Barcelona. Aún no hay fecha concreta.

En la primera quincena de septiembre debería estar ya encarrilada la renovación del tercio del Tribunal Constitucional que corresponde a Gobierno (dos magistrados) y Consejo General del Poder Judicial (otros dos). Queda pendiente, cómo no, la actualización del CGPJ, aunque esa opción se antoja imposible ya para Ejecutivo y PP.

Varias cumbres internacionales y la posible presidencia de la Internacional Socialista

La agenda internacional del presidente también será intensa lo que queda del año. El 20 de septiembre arranca el 77º periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, cita a la que, como ocurre todos los años, acudirá el presidente. Además, la Moncloa prepara siempre para esa semana en Nueva York un denso programa reuniones bilaterales, foros empresariales, entrevistas con medios de comunicación estadounidenses... Aún no hay detalles de su visita. En 2021, tuvo que reducirse al mínimo por la erupción del volcán de La Palma.

Pero Sánchez también tiene, ya en octubre, la cumbre informal de líderes de la UE en República Checa —país que preside este semestre los Veintisiete— y dos reuniones de alto nivel (RAN) con Portugal Alemania. La primera se celebrará en el país vecino y, la segunda, aquí. En noviembre, República Dominicana debería acoger la XXVIII Cumbre Iberoamericana, aunque el país baraja llevarla a marzo de 2023. La anterior cita de este tipo tuvo lugar en Andorra, en abril de 2021.

Del 24 al 27 de noviembre se celebrará, en Madrid, el XXVI Congreso de la Internacional Socialista. Como adelantó 'El País', Sánchez está sondeando apoyos antes de optar a la presidencia de la organización. La decisión de lanzar la candidatura se adoptará, según indican fuentes de la cúpula del PSOE, en septiembre, cuando se abra el plazo en la reunión del presidium en Nueva York. El presidente tiene bastantes opciones de hacerse con el puesto, que heredaría de Yorgos Papandréu, ex primer ministro griego, y su elección, señalan en Ferraz, supondría un "impulso" para la IS. Sánchez podría compatibilizar su cargo en la Moncloa con el liderazgo de la organización.

28 de mayo: elecciones municipales y en 12 comunidades... ¿o en 13?

El PSOE, como todos los partidos, tiene la mirada ya puesta en el domingo 28 de mayo de 2023. Entonces se celebrarán elecciones en todos los municipios de España y en 12 de las 17 comunidades, más Ceuta y Melilla. El PSOE gobierna en nueve de las 12 autonomías en juego: Asturias, Aragón, Comunitat Valenciana, Extremadura, Castilla-La Mancha, Navarra, Baleares, Canarias y La Rioja. En otras dos, Murcia y Madrid, el PP está al frente, y la última, Cantabria, la preside el PRC de Miguel Ángel Revilla en coalición con el PSOE. Castilla y León no tendría comicios hasta 2026, ya que tuvo comicios el pasado 13 de febrero, aunque en Ferraz se preparan para un posible adelanto ordenado por Alfonso Fernández Mañueco para intentar librarse de Vox, su incómodo socio en el Ejecutivo regional. Opción que niegan en el PP.

La cita del 28-M es capital para el PSOE, y la que marcará el clima de cara a las generales que se celebrarían, si no hay adelanto, en diciembre de 2023. Las municipales y autonómicas son las elecciones más importantes para el partido, y Ferraz aspira a mantener su poder territorial. Sánchez ya dejó claro a los suyos en el comité federal del pasado 23 de julio que debía ponerse en marcha desde ya, ir "a por todas" para vencer al PP.

La maquinaria se encenderá oficialmente en septiembre, ya que arrancará el proceso de primarias para la elección de candidatos. Habrá una primera votación el 9 de octubre, pero las federaciones, de manera justificada, podrán acogerse al calendario excepcional, que supone llevar las urnas internas al 11 de diciembre. Es decir, todos los cabezas de cartel del 28-M estarán elegidos antes de que se cierre 2022. Las candidaturas municipales podrían forzar una remodelación del Ejecutivo, pero aún es pronto para saberlo. La titular de Sanidad, Carolina Darias, podría ser la número uno del PSOE por Las Palmas. Miquel Iceta ya se ha descartado para Barcelona. Y continúa la duda de la gran plaza, la más complicada: Madrid.

La presidencia española de la UE en plena campaña de generales

El 1 de julio de 2023, España asumirá, de manos de Suecia, la presidencia de turno de la Unión Europea. Momento que Sánchez quiere aprovechar como extraordinaria plataforma de su precampaña y campaña de las generales, como le sucedió al francés Emmanuel Macron en el primer semestre de 2022. La Moncloa, bajo la tutela de la diplomática Aurora Mejía, directora de la Oficina de Coordinación de la Presidencia Española de la UE, está preparando un intenso programa de actos. Se prevé, además de la cumbre informal de líderes de los Veintisiete, una reunión del club comunitario con la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que no se celebraba desde 2015.

Si no hay anticipo, España tendrá elecciones generales el 10 de diciembre. Eso significa que para cuando la princesa Leonor cumpla 18 años, el 31 de octubre de 2023, Congreso y Senado estarán disueltos, por lo que su jura de la Constitución, prevé el Ejecutivo, se celebraría a primeros de 2024.