Madrid vuelve a homenajear en su callejero al Crucero Baleares ante el estupor de la izquierda

El Ayuntamiento da cumplimiento a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia que revocó el cambio de nombre de la calle justificado con la Ley de Memoria Histórica

El Ayuntamiento de Madrid vuelve a homenajear al Crucero Baleares en el callejero de la ciudad.
| sport

Miguel Vicens

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de mayo de 2021 no recurrida por el gobierno municipal ordenó al Ayuntamiento de la capital devolver al callejero la calle en honor al buque de guerra franquista crucero Baleares, conocido por bombardear a los civiles que huían por carretera de Málaga a Almería en 1937, en plena Guerra CivilGuerra Civil, en una masacre con más de 12.000 muertos civiles conocida como la Desbandá.

El Gobierno municipal que preside el alcalde José Luis Martínez-Almeida dio cumplimiento ayer a la resolución judicial ante el estupor de los partidos de izquierda y de muchos ciudadanos, que critican con dureza que el consistorio presidido por el Partido Popular siga recuperando la nomenclatura franquista en las calles de la ciudad tras la restitución el pasado verano de la vía dedicada a José Millán-Astray.

Según información publicada por eldiario.es, el Ayuntamiento justifica su conformidad en la recuperación de los nombres del franquismo en la obligación que le imponen las sentencias judiciales. Son resoluciones de la jurisdicción contencioso-administrativa que mandan revertir los cambios del callejero porque, dicen, el informe de la comisión de expertos que propuso las modificaciones no explicó bien el carácter de exaltación golpista y franquista en los términos que exige la Ley de Memoria Histórica.

En el caso del crucero Baleares, el informe en cuestión no mencionaba la Desbandá. Y además, razonaba la sentencia, no se podía descartar que el nombre se le hubiese puesto a la calle para homenajear a los fallecidos en su hundimiento (sucedido también durante la guerra en su gran mayoría flechas mallorquines) o, incluso, “a las características técnicas del buque”.

Del mismo modo, en el caso de la calle Millán-Astray, el juez de instancia exponía que la actuación impugnada adolecía de la suficiente motivación, "sin que del contenido del expediente administrativo puede desprenderse, de manera inequívoca, que Millán-Astray participara en la sublevación militar, ni tuviera participación alguna en las acciones bélicas durante la Guerra Civil, ni en la represión de la Dictadura".

Fernando Alcalde, miembro de la Asociación 14 de Abril para la Recuperación de la Memoria Histórica en la Costa de Granada, entidad que trata de arrojar luz sobre los bombardeos de los sublevados contra la población civil que huía de la represión en Málaga en 1937, explicó el pasado mes de diciembre a Diario de Mallorca que La Desbandá "empezó con una operación que dirigió Queipo de Llano para ocupar Málaga y la franja costera hasta Motril. Fue un suceso repleto de actos de barbarie por parte del ejército sublevado y del italiano, incitados por las soflamas de Queipo de Llano en las que llamaba a violar mujeres y a perpetrar la matanza que después ocurrió", detalló el experto. "El 7 de febrero la gente huyó en masa por la única carretera existente, la que unía Málaga con Almería por la costa. La huida duró hasta el día 12 y durante ese tiempo fueron atacados tanto por la flota sublevada como por la aviación italiana y alemana. Huyeron entre 150.000 y 300.000 personas, pero el número de víctimas todavía se desconoce", aseguró.

Según Alcalde, el crucero Baleares "formó parte de una flota en la que también estaban el crucero Canarias, el Almirante Cervera y otros cañoneros", detalló. "Su papel fue fundamental para provocar las víctimas que se produjeron. Sabemos que bombardeó la carretera entre el día 4 y el día 9 directamente sobre la población que huía. Aquí la costa es muy acantilada, hay mucho calado y los barcos se podían situar muy cerca. Sabemos que el Baleares disparó a 600 metros de la carretera. Todos los testigos recuerdan cómo el Baleares y el Canarias bombardeaban sobre la carretera y contra los taludes que la bordean, lo que ocasionó más víctimas mortales por el desprendimiento de rocas".

Jesús Jurado, secretario autonómico de Memoria Democrática del Govern, califica de "involución democrática" la decisión del Ayuntamiento de Madrid" de restituir la calle dedicada al crucero Baleares. Y escribe en su cuenta de Twitter: "Hoy le restituyen una calle al crucero baleares, que bombardeó y asesinó a miles de civiles que huían de Málaga en 1937, el mayor crimen de guerra cometido en nuestro país. Espacios públicos libres de enaltecimiento franquista".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil