Gobierno y PP calientan motores con el plan energético para el largo curso electoral

Gobierno y PP calientan motores con el plan energético para el largo curso electoral

Un trabajador pone la temperatura de su establecimiento a 27 grados.
| Epi_rc_es

El enfrentamiento entre los dos grandes partidos se recrudece: los populares hablan de que el Ejecutivo impone la "cartilla de racionamiento" y los socialistas acusan al PP de generar "ruido", confusión y "boicot" al plan de ahorro

Las medidas de ahorro energético que entraron este 10 de agosto en vigor significan, para el PP, "estar abrazados a una cartilla de racionamiento". Para los socialistas, de la oposición solo emerge "ruido artificial, destructivo", ni creen que tendrá futuro el recurso de inconstitucionalidad que ha anunciado contra ellas la Comunidad de Madrid. Y para los conservadores, afirmar que Isabel Díaz Ayuso tendrá que hacer "contorsiones jurídicas" para lograr tumbar el decreto ley del Ejecutivo es tanto como "interferir" en los tribunales.

El enredo político a cuenta del plan de ahorro energético del Gobierno, aprobado el pasado 1 de agosto, no deja de engordar. Día tras día. Hasta el punto de colonizar el debate público en un agosto que se ha convertido prácticamente en un agitado prólogo de un larguísimo curso electoral que arrancará en septiembre, que tendrá su gran meta volante en mayo, con las autonómicas y municipales, y que finalizará, si no hay cambios, en diciembre de 2023, con las generales que enfrentarán a Pedro Sánchez con Alberto Núñez Feijóo. No habrá tregua hasta entonces porque la batalla se presenta encarnizada, con un PP que siente que tiene al alcance de la mano la Moncloa y un presidente que no está dispuesto a rendir la plaza sin combatir con todas sus armas. "Este año va a ser de mucho voltaje electoral", preconizan en el equipo de Sánchez. Todo ya desprenderá sabor a urnas.

El PSOE reprocha al PP que no plantee alternativas: no tiene "a nadie al frente", "nadie capaz de coger el timón y devolverlo al sentido de Estado", dice López

Por eso la larga serpiente veraniega del real decreto ley de ahorro y eficiencia energética está operando como un ensayo para Ejecutivo y oposición. La espiral no se ralentizaba siquiera este miércoles, cuando entró en vigor la obligación para regular la temperatura interior de locales públicos y privados —27 grados en verano, 19 en invierno (con muchas excepciones)— y el apagado de los escaparates y de los edificios administrativos públicos desocupados a partir de las 22 horas.

El nuevo portavoz socialista en el Congreso, Patxi López, apuntaba desde Bilbao que el texto contiene "literalmente" las medidas que pedía Feijóo, pero "Ayuso dice que no, demostrando quién manda de verdad en el PP". Los populares se alistan al "egoísmo insolidario", "su utilidad en estos momentos de crisis es ninguna", "dicen que el plan no les gusta pero no plantean ni una sola propuesta para decir lo que les gusta". Según López, el problema es que España no tiene "un partido conservador razonable", el PP no tiene "a nadie al frente", "nadie capaz de coger el timón y devolverlo al sentido de Estado del que se alejó hace mucho tiempo". "No han dicho absolutamente nada, solo ruido artificial, destructivo, que no construye absolutamente nada", agregó.

"Infierno energético"

El exlendakari reconoció que "seguramente" faltó más comunicación con los sectores afectados por el decreto porque en política "siempre falta pedagogía", pero "algunos se han encargado de extender lo que no aparecía en el decreto con el objetivo de hacer daño y ponerlo en cuestión". Traducción: que el PP ha jugado a la confusión, alentando "cuestiones negativas", las dudas y la insumisión de comerciantes y hosteleros. "¿Cuál es el problema del PP con este plan? Exclusivamente, que lo ha propuesto Pedro Sánchez. Esta es su gran visión de España, su sentido de Estado y su solidaridad con nuestros socios europeos", denunció López, quien consideró un "escándalo" que los populares auguren que por que los escaparates se apaguen a las diez de la noche "empeorará la seguridad" de las calles, como si toda España fuese "la Gran Vía de Madrid".

Génova avala el anunciado recurso ante el TC de Madrid porque ve "invasión de competencias" y cree que el Ejecutivo alienta una "cortina de humo" para tapar los ERE

El PP, a su vez, subió varios escalones en su estrategia de crítica sin cuartel al decreto. El vicesecretario de Coordinación Autonómica y Local del PP, Pedro Rollán, habló de "infierno energético", pidió de nuevo la retirada del decreto, reprochó al Gobierno que alimente una "cortina de humo" para no hablar de la condena del Supremo por el caso de los ERE. "Estamos abrazados a una cartilla de racionamiento energético", dijo, tirando de hipérbole.

Rollán, además, avaló el anunciado recurso de la Comunidad de Madrid contra el decreto ley: los argumentos están "suficientemente razonados" y ve una "invasión de competencias", porque la potestad de regular el comercio es de las comunidades autónomas, y son ellas las que determinan las franjas de apertura o cuántos domingos y festivos pueden abrir las tiendas. Lo cierto es que hasta el momento ningún Gobierno regional, ni siquiera los de Euskadi o Catalunya, han amagado con ir al Constitucional. Tampoco los otro cuatro en manos del PP. Es más, el andaluz Juanma Moreno, aunque cree "probable" una invasión de competencias, no quiere abrir una "batalla judicial" contra el Gobierno en esta materia.

El Ejecutivo manifiesta estar tranquilo con la redacción del texto. Muchas "contorsiones jurídicas" tendrá que hacer Ayuso para tumbar el decreto, afirmaba en Telecinco la ministra de Justicia, Pilar Llop. A su juicio, "es difícil considerar que sea inconstitucional", puesto que la norma solo modifica puntos concretos del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), de 2007, los que hacen referencia a la temperatura interior de los recintos refrigerados o calefactados. El real decreto ley 14/2022 también tiene en cuenta la normativa de 1997 de seguridad en los lugares de trabajo, ya que cuando se trate de empleos ligeros (o sea, no sedentarios), la temperatura debe estar comprendida entre los 14 y los 25 grados.

Que no tenga "miedo" a Ayuso

Llop volvió a secundar el argumentario del Ejecutivo para pintar a Feijóo como un líder títere de Ayuso. Le pidió que "ponga orden en su partido", que demuestre su liderazgo y que no tenga "miedo" a la presidenta madrileña. "De verdad estoy echando de menos al señor [Pablo] Casado, que sí se enfrentó a la señora Díaz Ayuso y sin embargo el señor Feijóo parece que tiene miedo de enfrentarse no sé si porque cree que le esperan las mismas consecuencias que al señor Casado", aguijoneó.

Llop asegura que Ayuso tendrá que hacer "muchas contorsiones jurídicas" para justificar su recurso. Para el PP, eso es "interferir" en la decisión de los tribunales

Que la titular de Justicia hablara de "contorsiones jurídicas" es un "insulto" para el PP. Rollán la acusó de "interferir" en una decisión judicial, y manifiestan esas palabras que "el Gobierno en modo alguno respeta la separación de poderes".

En definitiva, guerra total por el ahorro energético en plena canícula. En la Moncloa, pese al chaparrón incesante de críticas, creen que su estrategia está dando sus frutos. "Está bien que se vean obligados a decir cosas como las que dijo Pedro Rollán ante los medios. Les estamos presionando. Son una pasada, claro, pero está bien que pierdan los papeles. Por supuesto que su mensaje cala en una parte de la ciudadanía, y de comerciantes y hosteleros, pero también movilizan a los nuestros cuanto más faltones se ponen", analiza un ministro.

En Transición Ecológica, el departamento que ha llevado la pauta de las medidas, se preguntan dónde está Feijóo después de leer el tuit de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, que aplaudió las "valiosas medidas voluntarias" adoptadas por varios Estados miembros para reducir la factura energética. Ella, recuerdan, ya ha alertado del escenario negro que espera en el otoño si Vladímir Putin corta el suministro del gas.

"Son negacionistas y buscan cualquier excusa para disfrazar lo que son: trumpistas", aseguran en el Gobierno sobre el PP

"¿Por qué alientan el boicot? La demagogia campa a sus anchas en Génova. Son negacionistas y buscan cualquier excusa para disfrazar lo que son: trumpistas. Saben que no van a ganar nada en el Constitucional, y saben que comercios y hostelería están cumpliendo las normas porque quieren ahorrar. Pero ha quedado claro que en Génova manda Ayuso, que ha impuesto sus tesis contra Feijóo y ha ganado", subrayan en el equipo de la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera.

El ahorro energético como una herramienta electoral. El PP entiende que esta materia tan sensible (y visible) puede traducirse en apoyo de ciertos sectores. Igual que los socialistas creen que la llamada al "boicot" por parte de los conservadores les pasará factura y deja en evidencia a Feijóo frente a Ayuso.