Moncloa intenta rebajar la tensión con Podemos pero advierte contra el ruido en la coalición

Moncloa intenta rebajar la tensión con Podemos pero advierte contra el ruido en la coalición

| Agencia ATLAS | EFE

Rodríguez afirma que hay que dar "normalidad" a las reuniones de la comisión de seguimiento, pero recuerda que la conforman los partidos, no el Ejecutivo | Insiste en que la coalición "no es un fin en sí misma", sino que ha de trabajar para todos los españoles y dejar de "hablar" de lo que pasa puertas adentro

Tras el enésimo choque con los morados, en esta ocasión a cuenta del aumento del gasto militar y de la aprobación de un crédito de casi mil millones de euros con cargo al fondo de contingencia, la Moncloa entiende que hay que dar "normalidad" a las tormentosas relaciones con sus socios. Pero a la vez subraya que hay que centrarse en lo importante, porque la coalición "no es un fin en sí mismo", sino que se justifica por aprobar medidas en favor de los ciudadanos, así que hay que dejar de "hablar" de lo que ocurre dentro para volcarse en la acción del propio Ejecutivo.

Fue la primera respuesta emanada este martes de la parte socialista del Gobierno. En este caso, por boca de su portavoz, Isabel Rodríguez, minutos después de que la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, exigiera la convocatoria "urgente" de la comisión de seguimiento de la coalición. La relación entre los socios de PSOE y Unidas Podemos alcanza así otro momento crítico, en este caso a cuenta del aumento del gasto militar. El Consejo de Ministros aprobó este martes el crédito de 1.000 millones de euros (en concreto, 999,7 millones) para el Ministerio de Defensa, para avanzar en el cumplimiento de los compromisos con la OTAN —2% del PIB para 2029—, promesa solemnizada por el presidente la semana pasada en la cumbre de Madrid. La Moncloa pretende rebajar la tensión en el seno del Gabinete, aunque el escollo sigue estando ahí: el presidente, Pedro Sánchez, está determinado a dotar de más recursos al Ejército, y la oposición de los de Díaz es igual de firme.

Como este punto fue abordado en la reunión de secretarios de Estado y subsecretarios del jueves pasado, no fue sometido "a consideración" en el Consejo de Ministros de este martes

Rodríguez mantuvo que las reuniones de la comisión de seguimiento del pacto son "habituales" entre los socios —en realidad, solo se han celebrado cinco en lo que va de legislatura—, pero precisó que en ellas participan "los partidos". Es decir, que bajaba el diálogo a un escalón inferior, el de las fuerzas que integran el Gabinete, para preservar la institucionalidad y la dinámica propia del Ejecutivo. Es más, el Gobierno, dijo, se reúne "habitualmente" en distintos foros, como el Consejo de Ministros, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos (CDGAE) o la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios (CGSEyS). Esta última fue donde se abordó, la semana pasada, este crédito de casi mil millones para Defensa, sin que hubiera oposición de ningún ministerio controlado por Unidas Podemos, como ya se encargó ayer lunes de recalcar la Moncloa.

La portavoz aclaró que no quería decir, con sus palabras, que los morados no se hubieran enterado de la aprobación de ese crédito para gasto militar, sino que ese es el espacio donde se estudian todos los puntos que luego van al Consejo de Ministros. De hecho, dijo después, este asunto no se sometió "a consideración" este martes, porque pertenecía al llamado 'índice verde', el que conforman todos los puntos que se analizan en la CGSEyS y que están cerrados. Fuentes del Ejecutivo indicaban que, el jueves de la semana pasada, en esa reunión de los secretarios de Estado y los subsecretarios, Hacienda enunció este crédito para Defensa y no se manifestó ninguna oposición, tampoco de los ministerios de Unidas Podemos. En suma, que los morados no podían alegar desconocimiento porque aunque un punto no se debata, los miembros de la Comisión General tienen acceso a toda la información relativa a él con un solo click.

El Ejecutivo, "reforzado" con cada crisis

La lectura del ala socialista es que el Ejecutivo ha salido "reforzado" cada vez que los dos socios se han reunido, porque han logrado limar sus diferencias. La experiencia de la coalición, apuntó Rodríguez, es que ha sabido entenderse en cuestiones como la reforma laboral o la de pensiones o la subida del salario mínimo. De cualquier modo, aún no hay fecha para esa cita de la mesa de seguimiento (ni siquiera si será antes o después del debate del estado de la nación de la próxima semana), y en la Moncloa lo despachaban este martes apuntando a la agenda que acuerden PSOE y Unidas Podemos.

La portavoz remarca que conviene no "abstraerse" del momento y que Sánchez advirtió de las consecuencias de la guerra. Su determinación para aumentar el gasto militar, dice su equipo, es firme

Rodríguez remarcó, como reflexión política (y como mensaje a Unidas Podemos), que no conviene "abstraerse" del momento que está viviendo el mundo y Europa, con una guerra en Ucrania, y cómo Sánchez buscó la "unidad" de todos los grupos frente a la agresión de Vladímir Putin. El presidente, dijo, ya advirtió desde el primer minuto de las consecuencias "para todos" del conflicto, y que sería "más costoso" que el país no estuviera al lado de la Alianza o de la UE. Además, el compromiso de aumentar el gasto en Defensa hasta acercarlo al 2% del PIB hacia 2029, de manera progresiva, forma parte de los acuerdos de los miembros de la OTAN. "Y es un presupuesto dirigido a garantizar la seguridad de todos ustedes, de nosotros, de nuestro país. Estamos protegiéndonos y defendiendo al país agredido", insistió la portavoz.

A la pregunta de si este es el momento más crítico en la andadura del bipartito, si este podría romperse incluso, Rodríguez respondió que la coalición "no es un fin en sí mismo" porque el Gobierno "se debe a España, a los españoles, especialmente a lo que más lo necesitan y se encuentran desamparados". La "esencia y el valor" de este Ejecutivo se halla en lo que representa "en términos de avance y transformación y de respuesta a los ciudadanos en momentos de dificultad", enfatizó.

"Sentido común"

Entonces la ministra puso en valor medidas como la aprobada este martes por el Consejo, de estabilización de sanitarios, o la ley de Universidades que salió del departamento de Joan Subirats (ministro morado), y que el Gobierno defiende el "ascensor social", las becas "para quienes más lo precisan", y no para los alumnos de familias de "rentas altas" —otro claro combate a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso—. Es decir, que los ciudadanos necesitan un Ejecutivo "que responda por ellos". "Esa es la esencia del Gobierno de coalición, interesa dejar de hablar de nosotros", de los partidos de la coalición, para "seguir hablando de los españoles, a los que nos dedicamos en cuerpo y alma", justificó.

La "esencia y el valor" de este Ejecutivo se halla en lo que representa "en términos de avance y transformación y de respuesta a los ciudadanos en momentos de dificultad", sostiene Rodríguez

Fuentes del Gobierno, tras la rueda de prensa, insistían en la idea de que hay que "normalizar las diferencias" en el seno de la coalición, pero remarcaban también que Sánchez no cederá, porque la cumbre de la OTAN de la semana pasada dejó claro que "la seguridad no está garantizada" y que "es importante avanzar en seguridad para garantizar los valores democráticos". "Es una cuestión de sentido común", rubricaban. Y añadían que el Ejecutivo ha recurrido en más ocasiones al fondo de contingencia para cuestiones de Defensa. Esta vez, en consecuencia, no fue excepcional, "Hacienda lo expuso y nadie hizo ninguna observación" la semana pasada en la CGSEyS.

El problema se reproducirá de cara a la negociación de los Presupuestos de 2023. El ala socialista incide en que no tiene por qué haber una merma de las políticas sociales, que son santo y seña del Ejecutivo, pero tampoco cabe "deslegitimar la inversión en Defensa".