A Senegal le bastan tres fogonazos para hacer desfilar a los 'jeques'

A Senegal le bastan tres fogonazos para hacer desfilar a los 'jeques'

Senegal deja a Qatar casi sin opciones de clasificarse para octavos | SPORT TV

El combinado africano, sin hacer un gran partido, ha superado bien a una Qatar voluntariosa pero a la que le queda un mundo para poder aspirar a algo más que competir en una Copa del Mundo

El ex del Villarreal Boulaye Dia abrió el marcador, Diedhiou puso tierra de por medio y Dieng enterró las esperanzas de la anfitriona en el tramo final

Tras hacer un partido más que correcto pero quedarse varado en la orilla ante Países Bajos, Senegal ha podido cantar su primera victoria (1-3) en la presente Copa del Mundo. Ante la anfitriona, Qatar, y a base de fogonazos. Porque si algo tiene el combinado de Aliou Cissé es potencia y piernas. Los goles de Boulaye Dia, Diedhiou y Dieng han bastado ante una selección del ex Masia Fèlix Sànchez impetuosa pero a la que le queda mucho camino por recorrer. Por lo menos para aspirar a algo más que plantar cara a los rivales de una cita de este calibre.

A priori, no sonaba de lo más apetecible en plena hora de la siesta (en España) un Qatar-Senegal. Probablemente, el duelo más flojo del sexto día de acción en el país de Oriente Próximo. Pero por lo menos la selección asiática y la africana han intentado poner de su parte para que los espectadores no hayan caído en la ‘ñoña’ habitual de un horario tan delicado. Los primeros 45 minutos han tenido de todo, menos orden y disciplina defensiva. Gol, posible penalti no pitado por el amigo Mateu Lahoz, salidas a destiempo de Barsham, el portero qatarí que no se caracteriza precisamente por medir bien sus ‘excursiones’…

El combinado dirigido por Aliou Cisse (ese seleccionador que Twitter se ha cansado de comparar con el rapero ‘Snoop Dog’) intentaba tener el control. Pero no está hecha esta Senegal para dominar y copar la posesión. Tiene puñales arriba y centrocampistas ‘coast to coast’ con mucha llegada. Tras un disparo lejano de Afif en el 14’ para los anfitriones, Diedhiou cabeceaba desviado tras una mala salida (una de ellas) de Barsham. El ex del PSG Idrissa Geye combinaba con Diedhiou y su remate raso se marchaba por poco fuera del marco qatarí un par de minutos después.

Sobre la media hora, de nuevo Barsham protagonista. En su cabeza le pareció la mejor opción salir fuera del área a por un balón largo y aparentemente sin problemas, pero se quedaba corto e Ismaila Sarr no atinaba a definir. Se estaba cocinando el 0-1. Antes, eso sí, protagonismo para Mateu. El colegiado español no señalaba como penalti una carga muy dura sobre Afif dentro del área. Consideraba que el jugador qatarí había puesto mucho de su parte para ser arrollado por el jugador senegalés.

UN ERROR FATAL

En el 40’ llegaba el tanto del combinado africano. Cómo no, después de un error defensivo de bulto de la defensa qatarí. En concreto, de Khoukhi, que se hacía un lío para despejar y propiciaba un balón franco para Boulaye Dia. El ex del Villarreal definía bien para el 0-1 antes del descanso. 

Nada más arrancar el segundo tiempo, nuevo jarro de agua fría para los de Félix Sánchez. Córner botado por Jakobs y Diedhiou, completamente solo, cabeceaba para anotar el 0-2. Muy cuesta arriba se ponía el encuentro para una selección qatarí a la que le costaba horrores generar peligro. Muy buena condición física, pero limitaciones técnicas manifiestas. Eso sí, no bajaban los brazos los de Oriente Medio. En el 55’ a punto estaba de llegar el 1-2, mientras que en el 66’ Mendy realizaba una soberbia intervención a remate de rodilla (han leído bien) de Mohammad. A bocajarro. Senegal daba un paso atrás y cometía un craso error al darle vidilla al cuadro anfitrión.

PASO ATRÁS DE SENEGAL

Más a base de corazón que de cabeza (como se suele decir), Qatar arrinconaba al conjunto africano y en el 78’ uno de los recién ingresados al terreno de juego, Muntari, remataba a lo Santillana de cabeza entrando con todo y recortaba distancias. Las túnicas y velos que habían desfilado o lo estaban haciendo del estadio Al-Thumama volvían rápido a sus asientos. Pero apenas duraban cinco minutos las esperanzas locales. Diengo, otro que había salido de refresco, remachaba un pase atrás de Sarr para sentenciar el encuentro (1-3).

Por lo menos se daba la alegría de cantar un gol una selección qatarí que no ha realizado un mal partido, pero a la que se le han visto demasiadas costuras. Por lo menos para optar a algo más que a poner resistencia en sus encuentros. Los de Aliou Cissé se jugarán el todo o nada en la última jornada. En un duelo fratricida con Ecuador o con un ojo puesto en el Qatar-Países Bajos.